¿Cómo prevenir las úlceras por decúbito?

2017.07_protocolo-higiene

Si te ocupas del cuidado de una persona encamada ya sabes lo importante que es saber prevenir la aparición de las úlceras por decúbito o úlceras por presión. ¿Recuerdas qué son? Te recomendamos que leas el siguiente artículo para saber qué son, cómo evitarlas o cómo tratarlas si ya han aparecido.

Según el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento de Úlceras por Presión y Heridas Crónicas de España (GNEAUPP) las úlceras se clasifican en cuatro estadios. Se denomina estadio I a la piel roja y que no palidece al presionarla, es decir que el color rojo se mantiene. En pieles oscuras además del color rojo puede aparecer también color azulado o morado. Que aparezca esta coloración roja es un signo de alarma que debe ser tratado de inmediato.

¿Por qué aparecen las úlceras?

En la aparición de las úlceras intervienen muchos factores; desde una movilidad prolongada en pacientes dependientes o pacientes encamados, hasta una alimentación escasa en proteínas, pasando por una piel con problemas cutáneos o insuficientemente hidratada.

¿Cómo prevenirlas?

En el caso de las úlceras por decúbito se hace necesario aprender a evitarlas, para ello sigue estos pasos:

  • Será importante mantener una correcta higiene cutánea, ya sabes que la piel tiene una función de barrera protectora, para que esta función esté conservada es muy importante que la piel esté limpia, hidratada y oxigenada. Una buena manera de garantizar la higiene cutánea es usar las manoplas impregnadas te garantizan que la piel estará bien cuidada puesto que están hechas con tejido sin tejer, lo que las hace menos irritantes y llevan un jabón dermatológicamente testado y de PH neutro que garantiza que la piel está protegida y cuidada en todo momento.
  • Una vez que te hayas asegurado que la piel está limpia, recuerda que debes secarla bien y asegurarte que no se queda húmeda.
  • Tras haber limpiado y secado la piel es el momento de hidratarla bien, ya que una piel nutrida, hidratada y elástica es sinónimo de una piel sana. Para conseguir que la piel esté tersa y evitar complicaciones cutáneas puedes emplear una presentación en forma de aceite que aumenta el poder hidratante y que te permite además masajear la zona que podría tener riesgo de ulcerarse. Ten cuidado si ya ha aparecido una rojez, una ampolla o la piel es muy fina, estos podrían ser síntomas del inicio de una úlcera y requieren ser tratados por personal sanitario.
  • Recuerda que es igualmente importante realizar cambios de posición cada 3h, en este artículo te explicábamos como hacerlos.

Y recuerda en general que la piel de nuestros mayores tiende a estar más seca y a ser más vulnerable ya que el manto ácido protector está más debilitado y el grosor cutáneo es menor, es por ello que con nuestros mayores deberemos aprender a observar, prevenir e hidratar las veces que haga falta.