Entrevista a Raúl Davila

Cómo vivir tras haber sufrido un ICTUS

2018_07_ictus01

Estrenamos el verano con una visión fresca, realista, motivadora y que seguro te deja huella. Hoy nos entrevistamos con Raúl Davila Aparicio, consultor, responsable de RRHH, conferenciante, facilitador en técnicas de resiliencia, creador del blog ictusraul y autor del libro “Ictus. Si tú crees que puedes, puede que puedas” de Ed. Andavira.

RdC.- Para que nuestros lectores te conozcan mejor Raúl, cuéntanos quién eres.

RD. – Hasta el 21 de julio de 2011 yo era una persona como cualquiera de vosotros: tenía 42 años, estaba casado con dos hijos pequeños (Beltrán de cinco años y Carlota de uno) tenía mi propia consultora y además colaboraba con la Escuela de Negocios de Abanca dando clase. Pero ese día pasó algo que iba a cambiar mi vida de forma importante: iba en moto cuando un coche se cruzó inesperadamente, lo que parecía una simple caída sin más inconvenientes que un esguince y algunos hematomas acabó, dos meses después, en un ICTUS provocado por una fisura en la arteria carótida, no detectada en aquel accidente.

RdC.- Hace siete años un ICTUS te cambia la vida. Nos gustaría que nos compartieras cómo fue ese momento.

RD. – Prácticamente de un día para otro mi vida dio un vuelco de 180 grados. Me desperté en la cama de un hospital, con el lateral derecho del cuerpo paralizado, sin entender nada de lo que me decían cuando me hablaban y lo más difícil, sin poder comunicarme: mi cerebro ya no daba órdenes correctamente y como consecuencia, lo que yo pensaba y lo que yo trasladaba no tenía nada que ver, tenía afasia.

RdC.- ¿Qué recuerdas de aquella etapa? ¿Cómo lo viviste tú y tu círculo cercano?

RD. – Para que os hagáis una idea de lo que vivimos en aquel momento, mi mujer tenía que ir adivinando lo que estaba intentando decir, a base de proponerme cosas y conseguir acertar con mis intenciones. Tardó tres semanas, después de haberme despertado, en darse cuenta de que yo no era consciente de que tenía hijos. Sólo la reconocía a ella.

RdC.- La vuelta a casa tras sufrir un ICTUS es un momento de re-estructuración y  acomodación a una situación nueva en la que los apoyos familiares y sociales son muy importantes ¿Cómo fue en tu caso?

RD. – Salí del hospital en una silla de ruedas y con rehabilitación diaria de fisioterapia, logopedia y terapia ocupacional.

RD. – ¿Qué pasa a partir de aquí? Ese es el problema. El sistema sanitario te da cobertura durante un tiempo y en ciertas cosas, las puramente físicas, pero tu vida ya no es la misma, ni para ti ni para tu entorno, por supuesto.

RD. – En mi caso, los comienzos fueron los de una persona totalmente dependiente que no llegaba ni a ser consciente de sus limitaciones, de hecho, yo estaba plenamente convencido de que pasados unos días me incorporaría de nuevo a mi trabajo ¡Imaginaos la cara de mi mujer cuando me oía! Antes del “incidente” yo estaba haciendo un doctorado e, iluso de mí, quería retomarlo ¡Yo, el que no sabía ni distinguir los colores, por no hablar de intentar escribir! Pensad que cuando veía a mis hijos, aquellos desconocidos, no sentía nada, simplemente estaban ahí.

RdC.- Defines la recuperación como un camino en el que se dan dos pasos adelante y uno atrás. A nivel cognitivo podemos entender esto, desde un punto de vista emocional la aceptación quizás no sea tan sencilla ¿Qué te ayudó a seguir dando esos pasos?

RD. – Como os podéis imaginar, mi vida y lógicamente mi actitud, atravesaron varias fases. La más dura se produjo cuando empecé a ser más consciente de mis limitaciones. Por mi cabeza en esos momentos pasó de todo, hasta el suicidio, para qué vamos a negarlo. Por eso lo primero que me gustaría es hacer hincapié en la importancia que en estos momentos tiene el apoyo de tu entorno cercano.

¿Quieres seguir conociendo la historia de Raúl y aprender de él? Estate atento lector, en unos días publicaremos la segunda parte de esta interesantísima entrevista.

Comenta

Deja un comentario

Artículos relacionados