Duelo y Cuidador

Duelo anticipado y cuidados

En una entrevista anterior a José González y a Manuel Nevado nos dieron pautas para entender el duelo cuando fallece nuestra pareja. Hoy los volvemos a entrevistar en calidad de expertos en duelo para saber cómo gestionar nuestro rol de cuidadores y adaptarnos a las pérdidas relacionadas con el cuidado de una persona dependiente.

RdC.- En vuestro libro, “Acompañar en el duelo. De la ausencia de significado al significado de la ausencia” explicáis que el duelo anticipado es aquel que empieza antes de que la persona fallezca y es el proceso que elaboramos cuando estamos cuidando de una persona dependiente. ¿Qué enfoque tiene este duelo con respecto a otros duelos?

JG y MN.- Esta situación nos permite abordar el trabajo del duelo de modo diferente, pero este trabajo no siempre es más fácil. Al tener la posibilidad de despedirnos en vida de la otra persona podríamos pensar que eso nos va a aliviar, pero no siempre es así. Generalmente no lo hacemos porque nos parece que hablar con la persona dependiente cara a cara es empujarla hacia la muerte. Como cuidadores solemos despedirnos de ellos cuando ya no son ellos mismos, es decir cuando ya no tienen sus capacidades mentales a pleno rendimiento, por lo que no es igual de funcional.

RdC.- ¿Qué ocurre con las emociones de un cuidador cuando su ser querido fallece tras una larga enfermedad?

JG y MN.- Entre otras muchas emociones, como el enfado, la rabia o la tristeza, es normal que como cuidadores sintamos alivio, porque la persona a la que cuidábamos ha dejado de sufrir y además nosotros recuperamos nuestra vida. Sin embargo, después de ese sentimiento de alivio tan natural puede aparecer el sentimiento de culpa. Parte del trabajo del psicólogo consiste en legitimar que la persona se sienta con derecho a sentir el alivio y tratar de lidiar con la culpa que sienten los ex-cuidadores.

RdC.- Pasar del rol de cuidador al rol de ex-cuidador no es fácil ¿A qué se debe esto?

JG y MN.- Nos cuesta recuperar nuestra vida porque parte de ella se articulaba alrededor del cuidado de otra persona, hasta el punto de que nuestro auto concepto o nuestra autoestima se habían construido en el cuidado de otro. Así que cuando desaparece la persona a la que cuidábamos tenemos que recuperar nuestra identidad y reformularla de nuevo.

RdC.- La esperanza de vida crece, pero no necesariamente la incidencia de enfermedades degenerativas por lo que sería lógico pensar que este tipo de duelo anticipado también está aumentando.

JG y MN.- Sí, este duelo anticipado cada vez es más común. Es muy típico en la cuarta edad, que es aquella en la que tenemos años, pero no necesariamente tenemos salud.

RdC.- Para transitar el camino de duelo habéis creado un programa estructurado en diez sesiones ¿Es más fácil vivir el duelo acompañado de otros dolientes?

JG y MN.- En el acompañamiento grupal se crea un clima de confianza que permite validar, digerir y metabolizar las emociones que van aparejadas al proceso del duelo. Hay personas que cuentan con apoyos de manera natural, es decir una red social que escucha y que no censura emociones desagradables, pero hay otras que carecen de estos apoyos.

Cuéntanos, ¿te has sentido identificado con alguna de las cosas que has leído? Sí es así y quieres compartir tu experiencia estaremos encantados de leerte, ya sabes que tus palabras pueden ser de ayuda a otros cuidadores.

Deja un comentario

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad de cuidadores