Entrevista a Lola Villajos Roldán

Cuidando y en activo

Lola, nuestra protagonista, vivió en Madrid hasta que sus padres de 88 años necesitaron de su ayuda. En ese momento Lola puso en stand by su vida, se trasladó a un pueblo de la Mancha y desde allí cuida de sus padres y sigue realizando algunas de sus actividades periodísticas.

Lola Villajos Roldán ha sido y es una mujer muy activa en el panorama lúdico-cultural de nuestro país. Comunicadora social: radio, televisión, medios digitales y redes sociales, impartidora y creadora de talleres de valores… Perteneciente al equipo de la periodista y escritora, Lolo Rico (experta en literatura infantil-juvenil. Directora de multitud en programas entre ellos, La Bola de Cristal).

RC – ¿Qué es todo eso que haces en tus ratos libres como cuidadora?

LV – En realidad con dos personas en situación de dependencia no hay «ratos libres». Siento culpabilidad cuando disfruto y soy consciente de que eso no es bueno. En mi caso estoy sola con ellos, cuento con las risibles ayudas administrativas, es decir 45 minutos al día, de lunes a viernes, el fin de semana no lo cubren y las necesidades básicas de la vida diaria no se paran. No obstante, como es un trabajo muy duro se requiere mucha fortaleza mental, física y emocional, de ahí que tengo que “rescatar algún rato libre”. Lo dedico en seguir cultivando mis amistades, ejercicio físico, ir a conciertos de amigos, lectura, guiones… además también imparto mi propio taller de periodismo: Buena Onda de valores para niñ@s y jóvenes los veranos a través de las concejalías de cultura de los ayuntamientos. Eso sí, en el momento que me ausento del domicilio, dejo a profesionales al cuidado. Entre otras cosas los ratos libres son pocos, por problemas económicos, es muy costoso dejar a alguien responsable.

RC – ¿Cómo te ha cambiado la vida desde que elegiste cuidar de tus padres en un entorno rural?

LV – El cambio se puede calificar de radical. Dejé mi trabajo, esta situación repercute económicamente al carecer de ingresos. La responsabilidad es enorme. Las personas cuidadoras no profesionales como somos los familiares, nos resentimos aún más la salud, trabajamos las 24h del día. Los manuales para cuidadores me parecen muy bonitos, pero la práctica es otra. Afecta mucho a la salud física y psicológica. He de apuntar que me han ofrecido trabajos muy tentadores y bien remunerados en mi profesión y los he rechazado y me siento orgullosa de ello. Se están perdiendo dos palabras muy importantes en la sociedad, amor y ética. Llevo bien el rol de cuidadora porque en mi caso todo este esfuerzo me parece muy gratificante.

RC – En tu caso el uso de las tecnologías ha supuesto una manera de seguir haciendo tu trabajo, ¿Crees que otros cuidadores también podrán beneficiarse de las nuevas tecnologías?

LV – Por supuesto. Gracias a las nuevas tecnologías sigo en contacto con el mundo periodístico. Tengo mi propio blog «A toda fusión” un espacio músico-cultural con gran aceptación en el que realizo entrevistas, escribo artículos, y hablo de lanzamientos musicales.

Colaboro en una de las revistas digitales, Future Magazine y soy miembro de Riot Press web de noticias/medios…

Otros cuidadores pueden hacer lo mismo y beneficiarse del uso de las nuevas tecnologías para no estar aislados.

RC – Y para acabar, ¿qué le dirías a alguien qué está adentrándose en el mundo del cuidado?

LV – La primera pregunta que debe plantearse un cuidador nobel es ¿Quién cuida al cuidador? La respuesta, uno mismo.

Una de las cosas muy importantes: un plan de coordinación.

Autoimponerse ratos libres, porque es el mejor medicamento para poder llevar éste duro trabajo. Lidiar con el estrés, hábitos saludables en las comidas, ejercicio físico diario, aunque sea poco tiempo y descansar. Fuerza y paciencia.

¿Te ha gustado conocer a Lola y ver como compagina el cuidado y su pasión por la comunicación? ¿Qué haces tú para compaginar pasión y cuidado? Cuéntanoslo, ya sabes que nos gusta escucharte.