Cuidar en Navidad

Un momento para poner en valor la figura del cuidador

¡Hola cuidadores! Se acercan unas fechas muy señaladas en el calendario. Fechas señaladas por ser motivo de reunión, de celebración en familia y también de balance de lo bueno y no tan bueno del año.

Fechas en las que nos alegramos por los que estamos y nos entristecemos por los que no están. Pero lejos de estos sentimientos encontrados, lejos de buscar un sentido u otro a la Navidad, es momento de detenernos a disfrutar de cada segundo que compartamos con nuestros seres queridos: ya sea con la familia, con allegados, amigos o simplemente con nuestras personas mayores.

No hay que buscarle otro sentido a la Navidad que la de disfrutar de un periodo en el que las circunstancias (periodo vacacional, mayor disponibilidad de todos los familiares, etc.) permiten hacer de los cuidados algo más pausado, detenernos en conversaciones, momentos de ocio compartido, tiempo en familia… disfrutar de todo aquello que las prisas y el estrés nos ha hecho olvidar el resto del año por qué somos cuidadores, por qué somos héroes del día a día.

Cuidados en Navidad: la excusa para regalar momentos

No busques regalar aquello que no se necesita. Busca regalar que los más pequeños de la casa puedan disponer de todo el tiempo que quieran de sus abuelos, busca regalar que tu persona mayor vuelva a recordar lo que es sentarse junto a una mesa con todas las personas que le han hecho feliz a lo largo de su vida.

No exijas ayuda: simplemente muestra lo gratificante que es ofrecerla y permite que durante el próximo año, toda la satisfacción que recibes se reparta en la medida que se pueda.

No exijas más que tiempo, ya sea para ti o para compartirlo, pero sea el tiempo que sea que siempre puedas sacar el máximo provecho de él.

¡Feliz Navidad cuidador!

Decidas celebrar como decidas la llegada de la Navidad, desde esta gran familia que somos toda la comunidad de El Rincón del Cuidador®, no queremos dejar pasar la oportunidad de desearte unas muy felices fiestas.

Nos queremos despedir con este vídeo que nos llega desde Polonia, en la que una persona anciana nos enseña que las palabras valen mucho más que cualquier objeto, y pone en valor cómo la fuerza de la comunicación puede con toda barrera, frontera u obstáculo. Nuevamente, ¡Feliz Navidad cuidador!