pacientes encamados: higiene en verano

Higiene de manos y pies en pacientes encamados

La higiene general de un paciente encamado es esencial para mantener su calidad de vida, incrementar su autoestima, su comodidad y prevenir problemas de salud, como infecciones o úlceras. Cuando aseas a una persona dependiente que está en la cama, sin poder levantarse o movilizarse, le ayudas a conservar el estado e integridad y a sentirse bien. Además, es un momento de intimidad en el que debes prestar mucha atención a sus necesidades y peticiones.

Si bien la higiene de todo el cuerpo es importante, en este post vamos a centrarnos en la limpieza de manos y pies, sin olvidarnos de la higiene de las uñas, la cual es también importante para reducir el riesgo de que el propio paciente se arañe a sí mismo. Merece la pena recordar que los especialistas recomiendan un determinado orden de lavado: Higiene de cara y cuello, boca, brazos y manos, tórax y abdomen, piernas y pies, espalda y glúteo, genitales, y, por último, cabello.

A continuación, te explicamos lo que debes saber para higienizar correctamente las manos y los pies de una persona encamada:

Antes del baño: Cómo prepararlo

Debes tener a mano los siguientes elementos:

  • Palangana
  • Jarro con agua templada
  • Crema hidratante
  • Jabón neutro
  • Cortauñas
  • Toallas

Higiene de manos

Estos son los pasos para el aseo de manos y uñas para prevenir infecciones, ulceraciones y deformidades:

  • Para limpiar las manos y las uñas, sumérgelas en una palangana con agua tibia unos dos minutos.
  • Lava diariamente sus manos con jabón neutro, seca minuciosamente sobre todo en los espacios interdigitales y aplica crema hidratante. También puedes contar con la gama MoliCare® Skin de Hartmann, diseñada para el cuidado especial de la piel madura.
  • Corta las uñas en redondo, pero evita cortarlas demasiado. Seguidamente, moja una esponja, limpia y enjuaga las manos.
  • Seca las uñas cortadas con las toallas, sin frotar.
  • Valora el tamaño de las uñas una vez por semana.

Higiene de pies

A continuación, hablamos de los cuidados de las extremidades inferiores, como son los pies y las uñas. Antes de nada, pon especial cuidado en los pies de la persona dependiente: En las plantas, uñas, dedos y espacios interdigitales vigilando la aparición de descamaciones, callosidades, durezas o uñas encarnadas. Estos sería los pasos:

  • Sumerge los pies en una palangana con agua tibia unos dos minutos.
  • Enjabona y enjuágalos.
  • Corta las uñas de los pies en línea recta para evitar que se encarnen. Evita cortarlas demasiado.
  • Seca con las toallas, sin frotar.
  • Elévale los pies para mantener buena circulación sanguínea.
  • En el caso de las personas diabéticas, presta especial atención al estado de los pies para controlar su salud.