Llega la Navidad

¿Me alegra o me entristece?

La Navidad es una preciosa época del año donde hay mucho que celebrar y mucho que compartir, pero según como la vivamos puede conllevar ciertos estados de tristeza: ¿Recuerdas que la tristeza está diseñada para gestionar despedidas? Es normal que sientas tristeza por los que no están, por los que quedaron en el camino y por no poder celebrar con el mismo entusiasmo y alegría que estas fechas requieren. Sentimientos que son totalmente naturales pero de los que debemos aprender a gestionar.

No te presiones

El motivo principal por el que podemos llegar a relacionar Navidad con tristeza es porque nos sentimos “obligados” a mantener un entusiasmo generalizado que no corresponde con nuestro estado real de ánimo.

Debemos buscar un estado de felicidad y trabajarlo por nosotros mismos, no porque nos lo dicte el calendario

Para gestionar los sentimientos, debemos aislarnos de cómo se supone que debemos estar y encontrarnos como realmente queremos estar: ¿Qué me entristece?, ¿Puedo hacer algo por evitarlo?, ¿Puedo dedicarme a otras cosas para olvidarme de este sentimiento? Respondiendo a estas preguntas podemos llegar a superar nuestros miedos y apreciar cada momento más allá de lo que nos marque el calendario.

Regala y regálate momentos

No pienses en la Navidad como un mal trago, sino como la oportunidad de, siendo la rutina la misma, poder escapar momentáneamente de ella mediante una copiosa cena, disfrutar de una buena película evocadora, o buscar la excusa perfecta para reunirte con todos tus seres queridos.

Aprovecha estas fechas para romper rutinas, hacer actividades novedosas en el día a día y que no puedes permitirte el resto del año

¿Recuerdas las actividades que se pueden hacer desde casa los días de frío? Practícalas junto a tu persona dependiente y cocinad juntos una comida navideña en la que repasar en familia bellos recuerdos, colocad adornos navideños… Busca un momento para salir y disfrutar de la decoración y recuerda que no hay mejor regalo que el de compartir un sentimiento, y sea este de alegría o tristeza, busca cómo compartirlo con tus seres queridos.

No caigas en la inmovilidad

En conclusión insistimos en la importancia de gestionar los sentimientos, y esto significa reaccionar con predisposición y mentalidad positiva ante ellos. ¿Cómo? Una buena forma la podemos ver en este magnífico ejemplo navideño:

https://www.youtube.com/watch?v=V6-0kYhqoRo
¿Consiste en llegar al punto extremo que se plantea en el video? No, consiste en encontrar la forma de no sólo tratar el sentimiento que nos aborde, sino también saber transmitirlos.

Mientras encuentras la forma adecuada de tratar los sentimientos navideños, no te quepa duda que puedes manifestarlos en esta comunidad, ¿Qué te alegra y qué te entristece de estas señaladas fechas?, ¿Sabes cómo gestionar los sentimientos que no te gustan?