Principales enfermedades crónicas en ancianos

Cuando hablamos de enfermedades crónicas nos referimos a todas aquellas enfermedades de larga duración que generalmente progresan de forma lenta. Aunque no exista un consenso sobre el periodo de tiempo que tiene que pasar para que una enfermedad sea considerada crónica, el umbral se ubica entorno a los seis meses.

Una enfermedad crónica puede ser padecida por individuos de todas las edades, no obstante, es cierto que con el paso de los años el riesgo de contraer enfermedades crónicas aumenta considerablemente. De hecho, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología las enfermedades crónicas son la nueva gran pandemia del siglo XXI. Vinculando el incremento de las mismas con el envejecimiento de la población.

“Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) 1 de cada 6 españoles adultos padece algún tipo de enfermedad crónica”

¿Cuáles son las enfermedades crónicas más comunes entre ancianos?

Según la OMS los principales problemas de salud que se encuentran en los ancianos suelen ir asociados a enfermedades crónicas y no transmisibles. Las enfermedades crónicas más comunes entre individuos de edad avanzada suelen ser las de carácter neurodegenerativo (como Parkinson, Alzheimer o esclerosis múltiple), circulatorio (como la hipertensión), respiratorio (como asma o hipertensión pulmonar), osteoarticular (como lumbalgia u osteoporosis) y otras de carácter genitourinario (como incontinencia urinaria o impotencia).

“Las enfermedades cardíacas, los infartos, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes, son las principales causas de mortalidad en el mundo, provocando el 63% de los fallecimientos”

Prevenir las enfermedades crónicas

Es cierto que en ocasiones la aparición de ciertas enfermedades crónicas va directamente asociada a nuestra genética. No obstante, los genes afectan en un 25% a su desarrollo mientras que el 75% restante dependerá de los hábitos de vida del individuo. Esto implica que la mayoría de enfermedades crónicas son de base conductual, como se puede comprobar en el caso de las enfermedades cardiocirculatorias directamente relacionadas con los hábitos del sedentarismo.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología lanza un mensaje esperanzador asegurando que el 80% de los casos de diabetes, infartos cerebrales y enfermedades cardiovasculares además de uno de cada tres cánceres podrían ser evitados a base de adquirir estilos de vida más saludables. He aquí una vez más la importancia de realizar actividad física frecuentemente y la de llevar una dieta equilibrada.

Altagracia Arias

Me fue muy útil su resumen gracias.