¿Cómo cambiar un absorbente? Protocolo de higiene

¿Recuerdas que hace poco te explicábamos qué es exactamente un protocolo de higiene? Pues bien, hoy queremos explicarte un protocolo de higiene parcial para llevar a cabo al realizar un cambio de absorbente.

Los pasos a seguir son los siguientes:

1- Lavado de manos con agua y jabón o solución desinfectante tipo Sterillium®. Recuerda que en un post anterior te decíamos cómo lavar bien tus manos.
2- Prepara todo el material que vas a necesitar, esto te ahorrará tiempo, podrás prevenir caídas, accidentes y trabajarás de modo más eficaz. Vas a necesitar:

  • Absorbente limpio.
  • Solución limpiadora íntima o agua jabonosa.
  • Toalla para secar.
  • Crema hidratante.
  • Bolsa o cubo de basura para desechar el absorbente usado

3- Coloca a la persona en la cama, en posición tumbada, asegurándote de que está cómodo. Así mismo, si es posible, regula la altura de la cama para que tu espalda no sufra.
4- Lateraliza a la persona. Si la persona de la que te ocupas colabora, sube la barandilla lateral opuesta a tu posición para ayudarle a lateralizarse y mantenerse en esa postura.
5- Retira el absorbente usado.
6- Limpia la zona genital, lo puedes hacer con toallitas húmedas Menalind®.
7- Verifica que no hay rojeces ni irritaciones en el área del absorbente.
8- Tras el lavado, asegúrate de haber secado bien la zona. Recuerda que mantener la zona limpia y seca permite transpirar a la piel y evita complicaciones y maceraciones.
9- Si es necesario aplica crema hidratante, recuerda que la gama Menalind® tiene varios formatos.
10- Pon el absorbente limpio.

Seguro que ya conocías y hacías todos estos pasos. Cuéntanos si tienes alguna dificultad en alguno de ellos o comparte con nosotros cómo lo haces tú. Ya sabes que estamos aquí para escucharte.

Deja un comentario

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad de cuidadores