Cómo combatir el estrés del cuidador con Tai Chi y Pilates

Cuidar de personas ancianas y dependientes puede ser un trabajo muy gratificante pero exigente al mismo tiempo, pudiendo generar estrés del cuidador. Es por eso que el cuidador precisa de grandes dosis de fortaleza para evitar esa tensión emocional y física generada por brindar cuidados a personas dependientes.

Dicha tensión es precisamente uno de los males más comunes entre los cuidadores, también conocida como el estrés del cuidador. Esta sensación de malestar y angustia es una respuesta automática que genera nuestro cuerpo cuando se ve ante una situación de peligro. Cuanto mayor sea tu responsabilidad, mayor será el peligro al que te expones, por lo que el estrés también podrá aumentar.

Es normal que un cuidador experimente este tipo de síntomas en algún momento de su carrera profesional. Las razones pueden ser diversas, desde frustración al presenciar el deterioro de la persona cuidada, pasando por el abandono total de su vida privada hasta algunos sentimientos de culpa cuando la salud del enfermo empeora.

“Los síntomas del estrés suelen ser bastante comunes en la carrera profesional de los cuidadores. Saber controlarlo y combatirlo es clave para desempeñar nuestras labores correctamente”

Los síntomas más comunes del estrés del cuidador suelen ser la ansiedad, la ira descontrolada (ya sea hacia el enfermo, la familia o hacia sí mismo), cansancio, soledad o aislamiento social, dolores de cabeza, principios de depresión, etcétera.

Los cuidadores acarrean consigo una gran responsabilidad, que sumada a las dificultades propias de sus labores pueden fácilmente traducirse en síntomas de estrés ¿Qué podemos hacer para evitar llegar a este punto y lograr nuestro bienestar interior? Hoy te traemos algunos consejos para evitar el estrés del cuidador con técnicas de relajación propias del Tai Chi y el Pilates.

Ejercicio de relajación con Pilates

El Pilates es un método de relajación basada en la respiración que cuenta ya con más de 90 años de vida. Se centra en el trabajo de la capa más profunda de los abdominales con el objetivo de reestructurar nuestros músculos y también nuestra mente.

En los momentos de estrés los ejercicios de Pilates pueden ayudarnos a recuperar la calma y sentirnos mejor con nosotros mismos. Uno de los mejores ejercicios de relajación para principiantes consiste en tumbarnos boca arriba, flexionar nuestras rodillas y manos por debajo de las caderas mientras contraemos el estómago. Una vez hayamos logrado la posición, deberemos expirar mientras bajamos la rodilla derecha hasta el pecho e inspirar mientras hacemos lo mismo con la otra pierna. Haremos este ejercicio en series de 10 repeticiones o tantas como necesitemos para encontrarnos tranquilos.

Ejercicio de relajación con Tai Chi

A pesar de tratarse de un arte marcial en sus orígenes, el Tai Chi actualmente es más empleado como ejercicio para mejorar la salud física y mental de las personas. Consiste en una secuencia de movimientos suaves, lentos y circulares conectados con nuestra respiración.

Si nunca hemos practicado Tai Chi podemos empezar a familiarizarnos con sus principios a través de este sencillo ejercicio de relajación: Primero deberemos escoger una música relajante sobre la que basar nuestros movimientos. Cuando la música comience permaneceremos quietos durante algunos segundos, unas tres respiraciones profundas más o menos. Después, poco a poco comenzaremos a mover nuestros pies en movimientos calmados y circulares, después nuestras manos y finalmente incluso el tronco.

Cada movimiento corporal que realicemos lo acompañaremos con una respiración rítmica. Lo importante es tomar conciencia de nuestro cuerpo y poder conectarlo con nuestro interior.

Así que no te preocupes si como cuidador te sientes estresado o lo has estado alguna vez. Se trata de un síntoma bastante común entre los cuidadores, por lo que esto no debería hacerte cuestionar tu profesionalidad ni capacidad para desempeñar tu labor. Sencillamente toma conciencia de este problema, aprende a identificarlo y sobre todo a combatirlo.