Accesibilidad y movilidad

Dependencia y hogares accesibles

¿Recuerdas que hace unos días te hablábamos de los conceptos de accesibilidad y usabilidad en este post?

Hoy queremos poner el foco de atención en las condiciones que debe reunir un hogar accesible. Una vivienda será accesible si está adaptada a las necesidades de las personas que la habitan. En caso de que estas personas tuvieran movilidad reducida y necesidades especiales de movilidad, lógicamente necesitaríamos adaptar el espacio para hacer de su hogar un lugar seguro, funcional, confortable y en el que de gusto vivir.

Tener claras varias pautas generales nos va a servir de ayuda. De modo genérico las instalaciones domésticas, es decir, cuadros de luz, calderas, termostatos, etc. deben ser accesibles y estar correctamente etiquetadas. Así mismo, los enchufes e interruptores tienen que estar a una altura adecuada para poder ser utilizados.

Analizar las diferentes habitaciones de nuestro hogar y saber qué elementos son necesarios y cuáles no, nos va a ayudar a que las personas con movilidad reducida tengan una vida cómoda. Te ponemos algunos ejemplos que pueden ser de ayuda.

Pasillos – Si es necesario se deberá instalar un pasamanos. Si tenemos muebles que estrechen la anchura del pasillo es mejor reubicarlos. Evitaremos así mismos elementos decorativos, como alfombras o esterillas que puedan provocar caídas o alterar la correcta deambulación.

Salón – Debe tener el tamaño correcto para que se garantice que la persona con movilidad reducida pueda moverse sin problemas. El mobiliario, sillón, sofá, mesa, etc. deben estar adaptados a la altura necesaria, así como la televisión, DVD, ordenador o cadena de música deben estar colocados de modo que se puedan manipular y que estén visibles y sean de fácil acceso.  Siempre es mejor si se dispone de mandos a distancia para cada uno de los aparatos.

Habitaciones – La entrada a la habitación debe ser amplia (generalmente la anchura de paso a las puertas debe ser de más de 80 cm). Se recomienda que exista amplitud para garantizar una buena movilidad o hacer que una persona que utiliza silla de ruedas pueda moverse con soltura. Si es necesario se deberá instalar una grúa o dispositivo para ayudarnos a realizar las movilizaciones.

Baño – Sustituir la bañera por un plato de ducha y sin escalón para evitar accidentes y no entorpecer la movilidad. A veces, incluso, será necesario reforzar las paredes de la ducha para poner barras de espaldarazo. La altura es también un aspecto a tener en cuenta, como, por ejemplo, adaptar la altura del inodoro, o de los muebles donde guardamos los enseres del baño.

Cocina – Se deben adaptar los planos de trabajo, encimeras, estantes etc. Mejor que los electrodomésticos sean universales y de uso sencillo. Las instalaciones y electrodomésticos (cocina, horno, microondas, fregaderos, etc.) deben estar a una altura correcta y los utensilios de uso habitual deben ser accesibles.

Aparte de crear hogares accesibles, si hacemos de ellos espacios llenos de amor y respeto estaremos viviendo de modo accesible y feliz. Cuéntanos cómo es tu hogar.

Deja un comentario

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad de cuidadores