Los enfermeros Daniel y Javier nos explican cómo

Cuidar la piel de nuestros mayores

¿Sabías que tu piel mide entre 1,5 y 2 m², pesa unos 3 kg, está repleta de puntos sensoriales para percibir sensaciones táctiles -unos 500.000-, para notar el dolor – unos 3.500.000 – y 280.00 para percibir las diferencias de temperatura?

Seguro que después de saber esto tienes ganas de cuidarla y mimarla, y hacer lo mismo con la piel de la persona dependiente de la que te ocupas. Para enseñarte cómo hacerlo, hoy desde nuestro Rincón nos entrevistamos con dos enfermeros; Javier Galán y Daniel Martín.

RC.- ¿Qué funciones cumple la piel y por qué es tan importante que esté bien cuidada?

DM.- La piel tiene varias funciones, y algunas de las más importantes son:

  • Protección frente a agresiones externas; quemaduras, golpes, agentes microbianos, cambios de temperatura, etc.
  • Secreción. La piel posee glándulas de varios tipos como lasecrinas las cuales segregan líquido y sudor, las apocrinas y las holocrinas o sebáceas.
  • Eliminación de sustancias de desecho mediante el mecanismo de la sudoración.
  • Mantenimiento de la temperatura corporal.

RC.- Para que se garanticen éstas y otras funciones cutáneas deduzco que la piel tiene que estar muy bien cuidada. ¿Cómo se hace esto en personas dependientes?

JG.- Dependiendo que grado de dependencia tenga la persona puede tener alterada la capacidad de sentir el tacto, la presión, el calor y el frío, si este fuera el caso es muy importante la observación cutánea por parte del cuidador. Diariamente hay que supervisar que la continuidad cutánea esté preservada, que no haya zonas rojas, roces, pequeñas ampollas o heridas. Mantener la piel limpia y seca es otra de las claves; la higiene corporal debe hacerse siempre con jabones de PH adaptado, debe secarse correctamente ya que una piel húmeda tiende a macerarse, y por último, para garantizar que la piel esté elástica, debe estar bien hidratada.

RC.- La piel de una persona mayor es más sensible y tiene más tendencia a hacer heridas ¿A qué se debe esto?

DM.- A los cambios fisiológicos que ocurren a medida que envejecemos. En el caso de la piel, ésta se vuelve más delgada, más frágil y pierde la capa protectora de grasa, por eso insistimos tanto en hidratar muy bien la piel y evitar que esté seca. Una piel elástica se lesiona menos, y teniendo en cuenta que una lesión cutánea puede tardar entre 3 y 4 veces más en cicatrizar en una persona mayor que en una joven se hace prioritario que sepamos cuidar la piel de nuestros mayores.

RC.- ¿Es importante también cuidar el tipo de alimentación para cuidar la piel?

JG.- Una alimentación sana y variada siempre es aconsejable, en el caso de la gente mayor debemos asegurarnos que tomen proteínas, vitaminas y minerales, ya que a veces algunas deficiencias nutricionales leves pueden ocasionar lesiones cutáneas y otros cambios de la piel. Garantizar una hidratación correcta es básico, nuestros mayores tienen menos sed, así que hay que invitarles asiduamente a hidratarse, el aporte hídrico puede hacerse mediante zumos naturales, caldos de verduras, frutas con alto contenido en agua, y por supuesto agua.

¿Te han gustado los consejos de Javier y Daniel? ¿Cómo está la piel de la persona a la que cuidas? Cuéntanoslo, ya sabes que nos gusta que compartas tu experiencia con nosotros.

Deja un comentario

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad de cuidadores