cómo cambiar absorbentes en personas dependientes

Cómo afrontar el uso de absorbentes en pacientes

Sabemos que la incontinencia afecta a muchos pacientes dependientes y que cambiar un absorbente por primera vez requiere de cierta sensibilidad, actitud y conocimiento por parte del cuidador. En este sentido es muy importante seguir el protocolo del cambio de absorbente, ya que condiciona directamente el estado de la piel del paciente y sobre todo la comodidad de éste.

Es fundamental hacer un buen uso de los absorbentes, pues la autoestima, calidad de vida e independencia del paciente puede verse afectada, sin mencionar que tu carga de trabajo como cuidador será mucho mayor.

 

¿Cómo afrontar el problema?

 

La incontinencia puede provocar sentimientos de culpa, vergüenza e incluso negación en quien lo padece. Por eso, es esencial que abordes el tema del uso de los absorbentes con mucha calma, naturalidad y paciencia. Piensa que el paciente se puede sentir más vulnerable y con miedo al rechazo de las personas de su entorno.

Una alternativa que puedes usar es resaltar las ventajas de usar absorbentes, como la independencia y la calidad de vida. Y recuerda: Procura respetar los ritmos de la persona de la que te ocupas y explícale qué es lo que le está ocurriendo.

 

Algunas recomendaciones y errores frecuentes

 

– En principio, debes seleccionar el absorbente que se amolde al paciente, de acuerdo a la talla y al tipo de absorción que necesite. Fíjate que quede ceñido a la cintura e ingles.

– Es muy importante escoger el absorbente con más capacidad de absorción para la noche, ya que está preparado para que dure más horas evitando siempre utilizar absorbentes superpuestos. En este sentido, los absorbentes con tecnología única de Lindor® permiten saber el nivel de carga del absorbente sin tener que abrirlo, ayudando a evitar cambios innecesarios (para tener más información sobre éstos, puedes consultar al médico o farmacéutico).

– Verifica los problemas que puedan surgir en la piel del paciente. Las pérdidas de orina y el propio uso de absorbentes pueden ocasionar problemas cutáneos como dermatitis.

– Nunca utilices dos absorbentes superpuestos con el fin de generar más protección, así como usar una absorbente de noche durante el día para que absorba más o colocar una talla mayor para que cubra más superficie.

– No utilizar absorbentes de noche cuando hay incontinencia fecal y urinaria, ya que en este caso el paciente no necesita más absorción, sino aumentar la frecuencia de cambios.

– En general, si el paciente tiene incontinencia urinaria, se necesitarán 4 cambios diarios de absorbentes (tres durante el día y uno por la noche).