Fases de la demencia

¿Cómo afrontar las fases de la demencia senil?

Las enfermedades cognitivas son una de las más duras que pueda afrontar cualquier persona, tanto el paciente como el cuidador se enfrentan a barreras para las que hay que estar preparados.

Los datos en España son ciertamente abrumadores, el alzhéimer es la causa más común de la demencia con más de 1,2 millones de personas diagnosticadas.  Además, hay que sumar alrededor del 30 y el 40% de la población que se estima que sufren esta enfermedad y que no están diagnosticados.

Pese al avance médico en el campo de la demencia, no es fácil diagnosticarla, sobre todo en la fase precoz. Los investigadores tratan de descubrir la forma de detectarla lo antes posible para adecuar el mejor tratamiento en función de la fase en la que está.

Para los cuidadores es importante tratar de reconocer estas fases y poder tratar de diagnosticarle lo antes posible.

Fase Inicial de la demencia

El deterioro cognitivo como toda fase inicial son los avisos en los que familia y amigos pueden darse cuenta de ciertas manifestaciones, pero en gran medida todavía puede mantener una vida diaria con normalidad y no necesita de un cuidador.

La memoria, el comportamiento y la comprensión suelen ser los primeros síntomas llamativos a la hora de reconocer esta enfermedad, aunque como hemos mencionado su día a día es en gran medida normal y puede seguir realizando sus tareas. Es visible que tiene cambios de humor bruscos y dificultades en ciertos momentos para recordar conversaciones o personas cercanas.

Sintomas de cada fase de la demencia Senil

Fase Moderada de la demencia

El grado de dependencia es mayor que en la primera fase, la necesidad de un cuidador ya es patente por que la persona dependiente suele tener problemas claros de orientación espaciotemporal.

Llegados a este punto, para los cuidadores no profesionales es un óptimo momento para reconocer el momento de cuidado en el que se encuentra como cuidador y como persona dependiente.

Las necesidades se hacen evidentes, la memoria se ha deteriorado con lagunas en acontecimientos recientes, al igual que el comportamiento, se vuelve más agresivo, lo que dificulta y provoca estrés, sobre todo en cuidadores no profesionales que tienen que aprender a tratar la agresividad en ancianos debido al desconocimiento en la materia.

Fase Severa de la demencia

El grado de dependencia por culpa de la demencia es elevado, la relación entre cuidador y persona dependiente es totalmente diario, así como el paciente pasa mucho tiempo encamado, es una situación en el que realizar cualquier actividad tiene un alto grado de complejidad.

La persona dependiente tiene una severa pérdida de memoria, muchas veces es incapaz de acordarse de las personas de su ámbito familiar y su comportamiento se vuelve incoherente, sin llegar a comprender lo que se le dice.

Conocer estas tres fases te puede ayudar a comprender la situación y a prepararte de cara a las necesidades de una persona dependiente.

Desde el Rincón del Cuidador te recordamos que si todavía no eres un usuario registrado te registres en nuestra web para poder comentar las diferentes publicaciones que puedan ser de tu interés. Sin duda, queremos escuchar tu voz y que los demás te oigan. Regístrate.

Además, te animamos a suscribirte a nuestra Newsletter, dónde recibirás mensualmente en tu correo electrónico las últimas noticias, sorteos e información relevante para cuidadores no profesionales. Accede a Newsletter.