deporte para cuidadores

Cómo hacer ejercicio sin descuidar a tu familiar

Es la premisa de todo cuidador: “para poder cuidar bien a una persona, antes debo cuidar mi propia salud”. Solo de esta manera, el cuidador estará en condiciones de ofrecer todo su potencial al servicio del paciente y mejorará así su calidad de atención y de vida. Lo cierto es que pese a dicha afirmación, los cuidadores no siempre atienden su bienestar. De hecho, un informe muestra que el cansancio físico y psíquico y la falta de fuerza física son dos de los síntomas más frecuentes que padecen los cuidadores que tienen a su cargo personas con Alzheimer.

El estrés emocional que acarrea esta noble tarea debe ser atendido para que no repercuta a su vez en la persona que cuida.

Una de las alternativas más beneficiosas es el ejercicio. La actividad periódica tiene ventajas físicas y psicológicas que repercutirán en tu bienestar. El ejercicio aumenta la autoconfianza, la eficacia en el trabajo y la sensación de bienestar, la capacidad aeróbica, y además, es antiestresante, entre otros beneficios.

Consejos para planificar tu práctica deportiva

Pero sabemos que, en muchas ocasiones, no te falta voluntad de practicar deporte sino que careces de tiempo y tu trabajo es muy demandante. No te preocupes, estamos para ayudarte. A continuación, te brindamos algunos consejos para que puedas ejercitarte y disfrutar de sus beneficios.

  • Encuentra el tiempo. Para hacer una actividad necesitas algo de tiempo, pero además para evitar una sobrecarga. Apóyate en tus familiares para que te reemplacen en situaciones donde tu presencia no sea necesaria (cuando el paciente duerme, por ejemplo). Puedes también organizar un plan de relevos.
  • Motivación. Tienes que hallar una. Ésta puede ser tomarse un respiro en la tarea del cuidado y dedicarse tiempo a uno mismo. Puedes buscar alguna actividad que te guste y no sea una obligación hacerla. Es útil también trazar metas de cuánto ejercicio quieres hacer.
  • Descanso. Es importante que te tomes pausas para ti y para tu familiar. Esta tarea es muy estresante y alejarte un rato podría haceros bien a ambos.
  • Que sea divertido. No importa la actividad que elijas, pero procura que sea entretenida. De lo contrario te aburrirás y la dejarás.
  • Puedes ir a un centro deportivo (si la situación actual lo permite). Si no tienes tiempo o dinero para el gimnasio, entonces puedes caminar o trotar. Otra alternativa es buscar una rutina de ejercicios y hacerla en tu casa (hay videos que ayudan mucho), incluso puedes hacerla mientras cuidas a tu familiar.
  • La idea es que hagas ejercicio de manera periódica para disfrutar de sus beneficios. En general, se recomienda practicar de 30 a 40 minutos, un mínimo de tres veces por semana.

¡No olvides de inscribirte a nuestra Newsletter para estar siempre al día!