ejercicios para tener mente y cuepro activos

Cómo mantener a las personas mayores activas en casa

Mantener la mente ocupada y realizar sencillos ejercicios de movilidad es básico para mantener el ánimo de nuestros mayores en estos días de estar en casa. ¡A moverse!

Cuidar a una persona abarca muchos aspectos. No solo se trata de alimentar, higienizar y atender al cuidado, sino de garantizar que el paciente tenga una calidad de vida óptima. Por eso, atender la salud física como la mental son fundamentales para que puedan disfrutar de estos años. En este sentido, el papel que desempeña el cuidador es esencial.

Para ayudar a la persona dependiente a mantener una mente y un cuerpo lo más activos posibles, te recomendamos organizar una serie de ejercicios que se adapten a las características del paciente.

Cómo mantener la mente activa

A medida que pasan los años, es normal que la mente del paciente se vaya deteriorando. Es el caso de la memoria, que ya no suele ser la misma de antes y se suelen olvidar cuestiones cotidianas (por ejemplo, dónde se dejan ciertos objetos, nombres de personas, el día en que estamos, etc.) Asimismo, la buena noticia es que es posible ejercitarla. Teniendo en cuenta que la movilidad suele ser escasa, estos consejos te servirán para ayudar al paciente a mantener la mente activa.

– Leer, escribir, coser y conversar son actividades interesantes y divertidas que mantienen la mente activa. Puede elegir libros (que las letras no sean demasiado pequeñas), escribir cartas a los nietos o conversar sobre anécdotas de su vida. Y es que la lectura ejercita el cerebro y ayuda a recordar palabras. Un estudio de la Clínica Mayo sobre memoria y envejecimiento concluyó que la lectura puede prevenir la pérdida de la memoria.

Escribir un diario autobiográfico: Esta actividad contribuye a potenciar la memoria, ya que rememora las propias vivencias del paciente. Para alguien que se encuentra «en la última etapa de su vida, mirar hacia atrás constituye buena parte del presente», afirma Arthur Kleinmann, psiquiatra y catedrático de Harvard, en su libro The Illnes Narratives: Suffering, Healing & The Human Condition («Las narrativas de la enfermedad: el sufrimiento, la salud y la condición humana»).

– Colorear un dibujo: Hay estudios que afirman que colorear un dibujo reenfoca la atención. “La coloración adulta requiere una atención moderada centrada, fuera de la autoconciencia. Es relajante”, asegura el psicólogo clínico Scott Bea.

– Juegos de mesa: Por ejemplo, juegos como el ajedrez, las damas o los naipes ayudan a los pacientes a mejorar la coordinación de los movimientos del cuerpo, estimular la percepción sensorial y la comunicación, incrementar la atención y ejercitar las habilidades cognitivas.

Cómo mantener el cuerpo activo

Pese a que son momentos de estar en casa, en el caso de las personas dependientes también hay maneras de mantener el cuerpo activo. Como siempre, lo importante es que como cuidador conozcas los límites del paciente para que la actividad que realice no se vuelva contraproducente. Te damos algunas ideas:

– Mejorar la fuerza: Aumentar, aunque sea muy poco, la masa muscular le facilitará tareas diarias como levantarse de una silla, subir escaleras o abrir frascos. Además, los ejercicios de fortalecimiento para la parte inferior del cuerpo también mejorarán su equilibrio. Se pueden usar pesas (con algún artículo que tenga en casa) o bandas de resistencia dos veces por semana en sesiones de 30 minutos cada una, pero no es recomendable ejercitar el mismo grupo de músculos durante dos días seguidos.

– Equilibrio: Este tipo de ejercicios reducen las caídas y fracturas, además de aumentar la estabilidad, la autonomía y la independencia. Se pueden intentar ejercicios sin apoyo y con los ojos cerrados. Por ejemplo, hacer una flexión y una extensión de rodillas y cadera.

– Flexibilidad: Evita las deformidades óseas y el acortamiento de los tendones, lo que brinda una mayor amplitud de movimientos y brinda seguridad. Se pueden hacer estiramientos leves de las articulaciones y los músculos.

– Tai-Chi: Se trata de un arte marcial chino que combina ejercicios de resistencia y equilibrio con movimientos suaves y lentos, mejorando la flexibilidad del cuerpo.