Entrevista a Iván Eguzquiza Solís

Conociendo la mediación

¿Alguna vez has tenido la impresión de ser incapaz de resolver un conflicto? ¿Te has encontrado inmerso en una lucha de poder que os ha conducido a ninguna parte? ¿Quizás la actuación de una tercera persona resultó crucial para llegar a solucionar el conflicto?

Hoy RC® se entrevista con Iván Eguzquiza, Psicólogo, Formador y Mediador en Centros de Mediación e Intervención Familiar de Castilla-La Mancha, para que nos explique qué es y qué hace exactamente un mediador.

RC.- ¿En qué consiste la mediación?

IE.- La mediación es una forma de resolver los conflictos en los que una tercera persona imparcial, ayuda a dos o más que tienen dificultades para buscar soluciones. La ayuda va dirigida a:

  • Comunicar mejor.
  • Adquirir la capacidad de ponerse en el lugar del otro.
  • Conseguir soluciones satisfactorias para todos, que sean percibidas por todos como justas.

RC.- ¿Ganar-perder o ganar-ganar?

IE.- El enfoque de la mediación es satisfacer necesidades, y para llegar a esto a veces hay que desmontar, con las partes, el escenario mental de ganador y perdedor.

No se lucha por ganar posiciones, sino por satisfacer necesidades. Cubrir una necesidad mía no pasa por eliminar una tuya, a veces yo tendré que decidir ceder un poco, tú otro poco y los dos habremos ganado.

La mediación es una forma de estar en el mundo ejerciendo la empatía y la creatividad

RC.- Culpa versus responsabilidad ¿Cómo se trabaja esto?

IE.- La mediación exige que cada uno asuma la responsabilidad sobre los actos propios. Se invita a las dos partes a:

  • Analizar sus enfoques y necesidades.
  • Ponerse en el lugar del otro.
  • Entender sus dificultades.

Y desde ahí se les invita a que busquen una solución creativa, solución que encuentran ellos y que no viene impuesta por una tercera persona. Si una solución se impone, puede resultar fácil que no se asuma la responsabilidad porque se sienten víctimas de la situación, esto es grave cuando hace falta que las personas sigan relacionándose entre ellos, como ocurre en el caso de hermanos que cuidan a uno de los padres con dependencia por ejemplo.

RC.- ¿Con qué se trabaja principalmente en mediación?

IE.- Se trabaja con emociones y soluciones.

La mediación bebe de la psicología y del derecho. Para que las partes encuentren las soluciones a veces se les tiene que asesorar sobre cuestiones legales, ya que se trata de personalizar la ley para evitar que regule un tercero e imponga una solución dando la razón a uno u otro, como ocurre en los arbitrajes. Por lo que conviene que el mediador conozca la legislación.

RC.- ¿Y qué ocurre si el mediador no es experto en leyes?

IE.- Se puede trabajar en comediación, es decir dando un enfoque multidisciplinar, cada uno resuelve dudas en su ámbito. La comediación es un proceso muy enriquecedor para todos, tanto para mediadores como para usuarios de la mediación.

RC.- A la hora de hacer mediación familiar, ¿con que os soléis encontrar?

IE.- En mediación utilizamos mucho la figura del iceberg, debajo de lo que asuma en un conflicto hay nueve veces más materia tributaria de ser trabajada; viejas redecillas, conflictos pasados, ofensas antiguas… Esto ocurre en general en todas las mediaciones, pero quizás se intensifique más en las familias.

RC.- A un cuidador de una persona dependiente, que esté muy inmerso en la labor del cuidado, le cuesta a veces detectar sus propias necesidades básicas, ¿cómo se hace aquí la labor de mediación?

IE.- En estos casos hay un equilibrio muy delicado. A veces el proceso de mediación en este contexto requiere empoderar a una de las partes, la que ejercita el cuidado, para que sea consciente de si está cubriendo o no sus necesidades básicas. Una vez que se haya hecho esto se realiza la labor de mediación, el mediador no tiene por qué intervenir durante todo el proceso, ni realizar él todo el proceso.

RC.- Parece que la mediación es más un arte que una disciplina, ¿qué características tiene un mediador?

IE.- Tiene que tener un conocimiento profundo, más que en la materia, en las necesidades de cada una de las partes, tiene que ser un experto en habilidades de comunicación, habilidades en resolución de conflictos, y tiene que inspirar confianza. El mediador tiene que ser percibido como:

  • Neutral.
  • Imparcial.
  • Sincero y autentico.
  • Profesional.

RC.- ¿Cuántos cuidadores crees que se benefician del saber hacer de un mediador?

IE.- Pocos, aunque es cierto que muchas de las asociaciones de familiares de personas con dependencia suelen tener a profesionales que hacen labores de mediador de modo muy informal y sin ser casi conscientes de ello.

¿Te ha resultado interesante la entrevista? ¿Sabías que actualmente hay servicios de mediación en casi todas las Comunidades Autónomas? Son los Centros de Apoyo y Encuentro Familiar (CAEF), que algunos dependen del Ayuntamiento y otros de la Comunidad. Para encontrar información al respecto no tienes más quepreguntar a algún trabajador social de tu localidad.