Prevenir accidentes en el hogar

Consejos para mejorar la seguridad de las personas mayores en el hogar

Las dificultades físicas y psíquicas de los mayores les hacen proclives a sufrir accidentes en el hogar. Por eso, es importante adelantarse a los riesgos potenciales y poner medidas para evitar caídas, intoxicaciones, golpes y otros accidentes.

Para que ganes en tranquilidad, a continuación, te ofrecemos algunos consejos para mejorar la seguridad de los ancianos en el hogar.

Prevención de las caídas

Las caídas constituyen el accidente en el hogar más frecuente entre las personas mayores. Suponen un doble riesgo porque los impedimentos físicos les hacen perder agilidad y rapidez de reflejos, lo que hace que tengan mayor riesgo de caída; y, en segundo lugar, porque el deterioro en sus huesos y articulaciones facilita las fracturas y dificulta su recuperación. Por esta razón, las caídas son también una fuente habitual de pérdida de calidad de vida en los mayores.

Cómo prevenir las caídas en los ancianos:

  • Mantén despejados los suelos de la vivienda. Esto incluye retirar alfombras, moquetas, cables, mesitas, cajas, pufs y cualquier otro elemento bajo que pueda entorpecer el paso. Si el anciano convive con niños, habrá que poner especial cuidado y explicar muy bien al menor la importancia de que no deje juguetes por el suelo.
  • Revisa el calzado que utiliza tu familiar mayor: debe ser cómodo, flexible, antideslizante y contar con un sistema de sujeción fiable y fácil de poner y quitar. Evita las zapatillas que no van bien sujetas al pie.
  • Pide a tus mayores que se mantengan sentados mientras se friegan los suelos y hasta que se hayan secado totalmente.
  • Pon a su alcance todo lo que puedan necesitar durante el día: alimentos, bebida, ropa, artículos de aseo, pasatiempos, etc. De esta manera, evitarás que utilicen taburetes, sillas o escaleras para alcanzar lo que necesitan.
  • Pon a punto el aseo para evitar resbalones: instala una ducha con asiento en lugar de la bañera, agarraderas junto al inodoro y en la ducha, sitúa una banqueta cerca de la ducha para que puedan secarse sentados, etc.
  • Si el hogar dispone de escaleras o escalones, instala barandillas
  • Asegúrate de que toda la vivienda dispone de iluminación adecuada, sin olvidar descansillos y escaleras. Para mayor seguridad, instala luces de activación por movimiento en zonas de paso.

Prevención de los incendios

Los incendios no intencionados son también un riesgo para la seguridad de las personas mayores en el hogar. Esto se debe a que pueden sufrir despistes y olvidos con mayor frecuencia.

Cómo evitar los incendios accidentales:

  • Acompaña siempre a los ancianos cuando estén cocinando. Si tienen que comer solos, proporciónales un microondas para que puedan calentarse el plato previamente cocinado.
  • Sustituye las estufas y cocinas de butano, así como los braseros y otros sistemas de calefacción poco seguros, por alternativas que dispongan de mecanismos de seguridad especialmente pensados para evitar accidentes.
  • Evita que fumen en la cama o cerca de cortinas y tapices.

Prevención de las intoxicaciones involuntarias

Los olvidos y equivocaciones con la medicación son frecuentes en los mayores. En ocasiones, les puede llevar a tomar por error una dosis demasiado alta de algún fármaco.

Cómo evitar las intoxicaciones involuntarias:

  • Prepárales sistemas de dosificación de medicamentos (pastilleros semanales) con suficiente antelación. Es la forma más eficaz de controlar que se toman la medicación adecuada en el horario correcto y evitar sobredosificaciones.
  • Revisa periódicamente la caducidad y estado de medicamentos y otros productos de consumo, así como alimentos frescos o preparados en casa.
  • Si el estado mental de la persona dependiente lo requiere, retira de su alcance todos los medicamentos, así como los productos desinfectantes, insecticidas y otros potenciales tóxicos.

Prevención de los accidentes con el mobiliario

  • Reorganiza el mobiliario de tal manera que no obstruya el paso.
  • Retira el mobiliario con puntas o salientes que queden a la altura de la cabeza o por debajo de la cintura.
  • Ancla bien los muebles a las paredes. Si la persona dependiente se agarra para ayudarse al caminar, o bien se sujeta para no caerse, el mueble puede vencerse si no está bien sujeto.
  • Asegúrate de que asientos, butacas y cama tengan una altura adecuada para la persona mayor.

Prevención de los timos y robos

Lamentablemente, las personas mayores suelen ser objetivo de timadores y ladrones. Bien por su vulnerabilidad física, bien porque se les presupone más crédulos, los intentos de cometer estos delitos contra ancianos son frecuentes.

Si bien no se trata estrictamente de accidentes en el hogar, consideramos adecuado mencionar este punto por el riesgo que supone.

Cómo evitar los timos y robos en mayores:

  • Cuando haya avisos por parte de las autoridades locales sobre nuevos modus operandi de estos delincuentes, informa adecuadamente a tus mayores.
  • Pídeles que consulten contigo u otro familiar o persona de confianza antes de realizar cualquier cambio en contrataciones o antes de realizar alguna compra, donación o transacción importante.
  • Recuérdales los peligros de facilitar información personal por cualquier medio, o de abrir las puertas a extraños.