Introducción a la incontinencia


 
La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina ocasional o permanente.

Puede tratarse de pequeñas pérdidas hasta grandes cantidades.

Para los 6,5 millones de afectados en España, este trastorno supone un reto a superar no solo en cuanto a higiene sino también en cuanto a la carga psicológica que representa.

Muchas personas padecen incontinencia urinaria, entre ellas mujeres después del parto y ancianos. No obstante, la incontinencia o perdidas de orina sigue siendo un tema del que apenas se suele hablar.

Existen diferentes tipos de incontinencia urinaria:

Incontinencia urinaria de esfuerzo

¿Qué sucede?

En este caso, las pérdidas de orinas ocurren cuando la persona está haciendo un esfuerzo: al reírse, al correr, al levantar peso, al estornudar, al saltar, etc.

La fuerza de los músculos (que constituyen el suelo pélvico) situados en la base de la uretra (conducto que permite la salida de la orina) es insuficiente.

Esta incontinencia también se llama por debilitamiento del suelo pélvico. El suelo pélvico puede verse debilitado por diferentes razones: parto, déficit de estrógenos (bajada del tono muscular), envejecimiento, etc.

El esfuerzo físico aumenta la presión en el abdomen y por tanto también en la vejiga. Esta presión sobrepasa entonces la capacidad de cierre de dichos músculos debilitados y se escapan cantidades reducidas de orina de forma incontrolada.

¿A quién le afecta?

La incontinencia urinaria suele ser femenina.

¿Cómo solucionarlo?

En general, se trata de pequeñas cantidades de orina. Por lo tanto, utilizando compresas para pérdidas de orina leves de venta libre en farmacia como la gama MoliMed, podrá llevar una vida normal y segura.

Compresas pérdidas de orina gama MoliMed

 

Incontinencia urinaria de urgencia

¿Qué sucede?

Al principio los síntomas se traducen simplemente en una vejiga “irritable”, con la imperiosa y desagradable necesidad de orinar con frecuencia, aunque todavía se pueda retener la orina. A medida que aumentan las ganas de orinar, ya no se puede controlar de forma consciente la necesidad de orinar y ello desemboca en una incontinencia. En este caso, la vejiga se vacía parcialmente o por completo en cantidad abundante.

¿A quién le afecta?

Principalmente de la tercera edad: a personas mayores.

¿Cómo solucionarlo?

En general, se tratan de grandes cantidades de orina. Por lo tanto, se trata de una incontinencia diagnosticada y tratada por prescripción médica. Consultarlo con el médico de cabecera.

 

Pañales o Absorbentes, solución para la incontinencia

 

Incontinencia urinaria por rebosamiento

¿Qué sucede?

En este caso, la incontinencia se puede atribuir a un estrechamiento de la uretra.

El bloqueo de la uretra produce la acumulación de la orina en la vejiga y la distensión progresiva de la pared vesical interna. La presión intravesical, ocasionada por la retención de una gran cantidad de orina. En consecuencia, la orina se escapa continuamente, gota a gota.

¿A quién le afecta?

Este tipo de incontinencia urinaria es masculina.

¿Cómo solucionarlo?

En general, se tratan de pequeñas cantidades de orina pero que se pierden de forma continua. Para tratar esta forma obstructiva de pérdidas de orina, debe retirarse el obstáculo que impide la salida de la orina. Mientras se resuelva la obstrucción, se puede recomendar el uso de pañales adulto o absorbentes protectores específicos para el hombre tipo MoliMed for Men, para solucionar la problemática de las pérdidas de orina.

Pañales adultos o absorbentes MoliMed for Men

 

Incontinencia funcional

¿Qué sucede?

El sistema urinario funciona correctamente. El problema viene dado por:

  1. la movilidad de la persona (incapacidad física de ir al baño, aunque detecte la necesidad), o bien
  2. el estado cognitivo de la persona (la persona ya no es capaz de procesar el mensaje de llenado de la vejiga, y no detecta la necesidad de ir al baño)

¿A quién le afecta?

Principalmente a personas mayores.

¿Cómo solucionarlo?

En este caso se trata de pérdidas de orina importantes y frecuentes. Por lo tanto, se trata de una incontinencia diagnosticada y tratado por prescripción médica. Consultarlo con el médico de cabecera.