Psicóloga experta en duelos

Entrevista a Sandra Sánchez

¿Recuerdas que en el mes de febrero en el Rincón del Cuidador® te hablamos del duelo y te dimos algunas pautas de cómo gestionarlo? Pues bien hoy hemos querido entrevistarnos con:

Sandra Sánchez, psicóloga, gerente de la empresa Espacio Ítaca y especialista en procesos de duelo individual y grupal.

RC.- Sandra, el cuidador de una persona dependiente experimenta un duelo debido a múltiples motivos, ¿crees que los cuidadores tienen más resistencia psicológica a los procesos de duelo o precisamente por vivir estos múltiples duelos son más vulnerables?

S.- Depende de cada individuo, además debemos dejar de estigmatizar “debes ser fuerte” y pensar que por “pasarlo mal” sé es una persona débil. La debilidad y fortaleza son independientes de nuestra muestra emocional; las emociones son mensajeros que debemos poder canalizar y darles salida. Un cuidador además ha tenido que mostrar más entereza y resistencia poniéndose mentalmente y físicamente “al límite” en muchas ocasiones. Por ello cuando ese período de esfuerzo máximo finaliza tras la pérdida de nuestro ser querido, puede suceder que estemos mucho más vulnerables física y emocionalmente.

RC.- Una de las emociones que se vive con intensidad en el proceso del duelo es la tristeza. Solemos resistirnos a vivir la tristeza por miedo a estar muy tristes o caer en depresión. ¿Qué diferencia hay entre estar muy triste y estar deprimido?

S.- La periodicidad y duración del tiempo, así como “las limitaciones” que ese estado anímico nos incapacita. Es normal estar triste y durante un tiempo reducir las actividades, perder el apetito, no mostrar motivación por nada, tener un peor descanso, etc. Pero como les digo a mis usuarios, en un período de tiempo de un mes debemos intentar volver a mostrar actividad e ir sobreviviendo.

Un ejemplo que también me gusta poner en estos casos es: ¿Cómo se diferencia un resfriado de una pulmonía? Por el grado de dolor, de incapacidad, de limitación, etc.

No obstante, si finalmente tenemos un estado depresivo sobretodo NO es nuestra culpa, sino nuestra responsabilidad ponernos en manos de un profesional y poder poco a poco volver a sentirnos “vivos”.

Los psicólogos somos profesionales que acompañamos a las personas en momentos difíciles, sin enjuiciar y con integridad y aceptación.

RC.- Los psicólogos habláis a veces de duelo patológico, ¿podrías explicarnos qué es?

S.- Me gusta esta pregunta. Con mis usuarios no me gusta patologizar el duelo, desde mi visión, éste puede ir acompañado de patologías como depresión, ansiedad… Pero el duelo es una vivencia, un suceso en ocasiones traumático, no una patología.

El problema de la vivencia del proceso del duelo va unido a una sociedad donde no se habla de este tema, volviéndolo oculto, o en ocasiones visible pero deshumanizándolo.

También, la expresión emocional en nuestra sociedad no está abiertamente permitida. Llorar es una expresión que está limitada a lugares de intimidad siendo incompatible con actividades como el trabajo. El control de las emociones en estos momentos en los que uno se siente desbordado hace que además sienta presión e incomprensión social, haciendo que en muchas ocasiones las personas quieran quedarse en casa que es donde sienten “que no son observadas”, “no molestan a nadie”, etc.

RC.- ¿Cuándo se puede sospechar que estamos ante un duelo complicado, y qué se puede hacer?

S.- Cuando sentimos que no podemos soportar el dolor, que estamos perdiendo nuestra autonomía, no podemos volver a realizar las actividades cotidianas imprescindibles, etc. Podemos contar con un profesional de la salud especializado, para ello podemos informarnos con nuestro médico de cabecera o visitar espacios privados de consultas psico-sociales como nuestro centro.

RC.- A veces sentimos resistencias, a la hora de dejarnos asesorar por un profesional de la psicología que pueda ayudarnos a gestionar aspectos de nuestra vida que se nos escapan, ¿a qué crees que es debido esto?

S.- A la mala fama que tenemos (dice riendo). En parte debido a malas experiencias, o a lo que escuchamos, nos han contado o hemos visto por televisión. Los psicólogos somos profesionales que acompañamos a las personas en momentos difíciles, sin enjuiciar y con integridad y aceptación. No tenemos la verdad absoluta y no sabemos más que nuestros usuarios sobre su vida, únicamente estamos desde otro “ángulo de la montaña”, con esa perspectiva unida a nuestros conocimientos y herramientas profesionales podemos dar nuevos caminos y salidas a situaciones.

RC.- Como psicóloga, ¿qué consejos le darías a un cuidador de una persona dependiente para vivir de manera más consciente su proceso de duelo?

S.- Respirar, repetir una frase que a mí me ayuda mucho profesional y personalmente “todo llega, todo pasa” y hacer una pequeña reflexión:

Si yo te dijese: “Este invierno ha sido el peor en décadas, he pasado mucho frio y penurias, hay nieve y hielo, los termómetros no dan tregua, el cielo está muy oscuro y triste. Creo que siempre va a ser invierno. Nunca llegará la primavera, nunca subirán los termómetros. Nunca volverán a salir flores en los campos. El sol no brillará y no nos calentará el cuerpo. Dejarán de existir los abanicos y ya no veremos a los chiquillos refrescarse en las fuentes de la calle.”

¿Qué me dirías?

Pues con un abrazo y con todo mi cariño y respeto eso te digo yo: “Volverán las golondrinas…”