artículo incontinencia

Síndrome geriátrico: Incontinencia

En el artículo de hoy, nos centraremos en explicarte causas y consecuencias del síndrome de Incontinencia urinaria y fecal.

Recordemos que hace unos días publicamos el artículo explicándote qué y cuáles son los síndromes geriátricos y posteriormente publicamos el artículo del síndrome geriátrico correspondiente a la polifarmacia o polimedicación.

Incontinencia urinaria

Se trata de la pérdida involuntaria de orina que condiciona un problema higiénico y/o social.

Este síntoma afecta hasta el 15% de los mayores de 65 años y hasta el 60% de las personas mayores que son dependientes y están al cuidado de sus familiares o en residencias.

Hay 2 tipos de incontinencia urinaria:

  • Aguda, es reversible y transitoria.
  • Crónica, es persistente y establecida.

Además, las repercusiones más habituales de la incontinencia urinaria son, entre otras, la dependencia, la depresión, las caídas, las infecciones recurrentes de las vías urinarias, las úlceras por presión y el estrés en la familia, amigos o cuidadores, además del aislamiento social.

Es importante saber que el médico o personal sanitario valorará el tratamiento más adecuado para la persona dependiente con pérdidas de orina.

Para ello, se analizan varios parámetros, como, por ejemplo, el tipo de incontinencia, las condiciones médicas asociadas, la repercusión de la incontinencia, la preferencia del paciente, la aplicabilidad del tratamiento y el balance entre los beneficios/riesgos de cada tratamiento.

Por supuesto, en el éxito de éste, desempeña un papel determinante una buena cooperación del paciente dependiente y también de su cuidador.

A modo informativo, y para que tengas conocimiento de ello, las opciones terapéuticas posibles para paliar las pérdidas de orina son las siguientes:

  • Medidas generales: modificación del hábitat y barreras; limitar la ingesta de líquidos, reducir el consumo de excitantes; utilizar sustitutos de los servicios (orinales, cuñas); simplificar la vestimenta y regular el consumo de fármacos.
  • Técnicas de modificación de la conducta: reentrenamiento vesical; entrenamiento del hábito miccional y micciones programadas.
  • Rehabilitación del suelo pélvico: ejercicios del suelo pélvico o estimulación eléctrica.
  • Terapia farmacológica: antidepresivos, tricíclicos, etc
  • Cirugía.
  • Terapia de soporte: absorbentes, colectores.

Incontinencia fecal

Es la pérdida del control de las evacuaciones, que tiene como resultado el paso involuntario de las heces, como forma ocasional o hasta una pérdida completa del control de evacuación.

Las causas más frecuentes de la incontinencia fecal son las lesiones neurológicas, la impactación intestinal, el abuso de laxantes o las infecciones, entre otras.

Para que nuestro paciente dependiente tenga la capacidad de retener las heces y mantener una continencia es necesario tener una función normal del recto, del ano y del sistema nervioso.

Existen los siguientes tipos de incontinencia fecal:

  • Incontinencia por rebosamiento. En ella, la causa más frecuente es la impactación intestinal o el consumo de medicamentos, entre otros.
  • Incontinencia por función ano rectal alterada. Por hemorroides.
  • Incontinencia por sobrecarga del esfínter. Por abuso crónico de laxantes o enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Incontinencia neurógena. Por enfermedades del sistema nervioso o traumatismo, entre otros.
  • Incontinencia funcional. Trastorno emocional, estrés o demencia.

Hay una variedad de medidas dirigidas a mejorar el tránsito intestinal y la actividad del esfínter anal, desde los fármacos hasta cambios en la dieta, donde se recomienda el consumo de fibra y la reducción en el uso de productos que, como la cafeína, aumentan el tránsito.

El reentrenamiento intestinal y el uso de dispositivos como los obturadores anales ayudan a mejorar la calidad de vida.

 
Desde el Rincón del Cuidador, queremos ser tu guía y darte información relevante para ti en cada momento del cuidado del paciente dependiente o con demencia.
 
Te animamos a suscribirte a nuestra Newsletter, dónde recibirás mensualmente en tu correo electrónico las últimas noticias, sorteos e información relevante para cuidadores no profesionales. Accede a la Newsletter del Rincón del Cuidador.
 
Además, si todavía no eres un usuario registrado no olvides registrarte en nuestra web para poder comentar las diferentes publicaciones que puedan ser de tu interés. Registro a Rincón del Cuidador.