El uso de empapadores en el cuidado

Como Cuidadores, cuanta mayor es la dependencia de la persona que cuidamos, mayor es nuestro nivel de carga diario.

Cuando nos referimos a carga diaria, no solo hacemos referencia a la carga física por el volumen de tareas que debemos desempeñar, sino también a la emocional. La incapacidad de disponer de tiempo de descanso hace que nuestro agotamiento psicológico vaya cada vez a más.

La carga diaria se acentúa en aquellas situaciones en las que el paciente o familiar dependiente tiene incontinencia o pérdidas de orina. En esta ocasión, hablaremos de cómo los empapadores para cama son un elemento complementario al absorbente que nos ayudará en nuestras tareas diarias del cuidado del paciente con incontinencia.

¡Te explicamos como!

Los empapadores para cama

El empapador es un elemento fundamental en el cuidado de una persona dependiente con pérdidas de orina. Aunque se trate de un producto de un solo uso para proteger las superficies (cama, sofá, silla de ruedas, etc) es un producto de gran ayuda para el cuidador. Su uso permite tener un mayor control y organización de las tareas relacionadas con la higiene del paciente.

El empapador es un producto que convive con los absorbentes. Habitualmente, el empapador no está en contacto con la piel, aunque si alguna vez fuera necesario, no hay ninguna contraindicación para la piel del paciente.

Es muy importante el tipo de empapador que usemos para la persona dependiente. De su calidad, dependerá que debamos cambiar con más o menor frecuencia el empapador, así como, tener que cambiar más o menos veces las sábanas o fundas. Por lo tanto, tener que dedicarle más tiempo, de lo habitual, en las tareas del cuidado de la higiene.

No todos los empapadores tienen la misma calidad. Esta, dependerá de la concentración de la celulosa y el acabado del producto.

La calidad del empapador ayuda a que se pueda reducir las veces que este necesite ser cambiado. Recordemos, pero, que hay muchos factores que conviven y que afectan en cuándo se debe cambiar un empapador, como, por ejemplo, la medicación que toma el paciente, el nivel de incontinencia que este tenga, como lo hemos colocado, entre otros.

¿Cuáles son los mejores empapadores de cama?

Los empapadores para personas mayores, por lo general, deben cumplir las siguientes características:

  • Suaves al tacto.

  • La celulosa estar distribuida uniformemente.

  • Estar dotados de pliegues laterales anti-escapes, y con recubrimiento antideslizante, para asegurar la correcta posición.

La elección de la correcta media del empapador también es un factor a tener en cuenta.

En relación con las distintas medidas, para poder cubrir el sofá o la cama, el que formato de uso más extendido es el de 60×90. Aunque recomendamos conocer las distintas medidas disponibles y escoger el que mejor nos encaja en función de la superficie que se deba cubrir.

Paralelamente a la calidad del empapador, también es muy importante colocarlo adecuadamente y que quede bien extendido en la superficie correspondiente. Un empapador mal colocado y arrugado también nos generará más carga de trabajo.

Tipos de empapadores de cama

Además de las diferencias en los tamaños, existen dos formatos diferentes de empapadores para cama: los desechables y los lavables. Te explicamos sus principales diferencias.

Empapadores desechables

Los empapadores desechables para adultos son tallas de tejido, habitualmente celulosa, similar a los absorbentes, pero en un formato totalmente plano que facilita su colocación sobre superficies como la cama, la camilla o el sofá. De esta manera, se evita que la humedad traspase hacia sábanas y colchones.

Pueden llegar a absorber mucha cantidad de líquido, por lo que son adecuados para personas dependientes que lleven un absorbente, pero también para quienes solo tengan pérdidas de orina ocasionales y deseen una mayor protección.

La gran ventaja de este producto es que reduce la carga de trabajo del cuidador, ya que cada vez que necesite cambiar el empapador únicamente debe retirarlo, tirarlo a la basura y colocar uno nuevo.

Empapadores lavables

Los empapadores lavables para cama están confeccionados de tejidos absorbentes como el algodón o el bambú, lo que los convierte en empapadores reutilizables.

Aunque también pueden absorber una buena cantidad de líquido, la absorción es más lenta, por lo que suelen ser más adecuados para personas que padecen solo pequeñas pérdidas de orina, o bien para usarlo junto a un absorbente y prevenir pequeñas fugas o rebosamientos.

En cuanto a los pros y contras, la principal ventaja de los empapadores reutilizables para cama es que permiten cierto ahorro de dinero a largo plazo. Su precio de venta es más caro, pero pueden reutilizarse varias veces. No obstante, tienen una gran desventaja, y es que aumentan la carga de trabajo porque requieren retirarse y lavarse cada vez. Para poder hacerlo, será necesario alternar al menos con dos empapadores de cama lavables.

Desde el Rincón del Cuidador, queremos ser tu guía y darte información relevante para ti en cada momento del cuidado del paciente.

Te animamos a suscribirte a nuestra Newsletter, dónde recibirás mensualmente en tu correo electrónico las últimas noticias, sorteos e información relevante para cuidadores no profesionales. Accede a la Newsletter del Rincón del Cuidador.

Además, si todavía no eres un usuario registrado no olvides registrarte en nuestra web para poder comentar las diferentes publicaciones que puedan ser de tu interés. Registro al Rincón del Cuidador.

Marcar como artículo favorito

Desmarcar como artículo favorito

Artículos relacionados

TÚ ERES #IMPRESCINDIBLE

Si cuidas de alguien dependiente eres imprescindible y formas parte de una comunidad de personas que merecen todo el apoyo del mundo. Entra, queremos conocerte y que descubras todo lo que podemos hacer juntos.