6 consejos para alimentar a personas dependientes

Cuando nos ocupamos de personas dependientes o ancianas, solemos encargarnos de sus necesidades más básicas, como es el caso de la alimentación. Es importante planificar una dieta equilibrada que favorezca su salud, teniendo en cuenta las posibles limitaciones con las que puedan contar respecto a la masticación y la deglución.

En este post te damos 6 consejos útiles a tener en cuenta en la alimentación de una persona dependiente. Recuerda que tu papel como cuidador es crucial en el desarrollo de esta necesidad básica.

Respetar los gustos

Las principales pautas dietéticas a seguir serán sin duda las establecidas por el equipo de salud, ya sea el médico o el dietista. Es importante respetar sus recomendaciones cuando planificamos una dieta equilibrada. No obstante, siempre que la enfermedad nos lo permita, respetaremos los gustos del comensal priorizando sus alimentos favoritos.

Dificultad de masticación

Las personas que sufren enfermedades degenerativas de las funciones motoras, como es el caso del Alzheimer o el Parkinson suelen experimentar dificultades para masticar. Lo mismo puede suceder con individuos con problemas de coordinación muscular. Por eso mismo, deberemos adaptar la textura de los alimentos para facilitar su masticación, a este tipo de dieta se le denomina dieta blanda mecánica.

“La dieta compuesta por platos con textura adaptada para su fácil masticación se denomina Dieta blanda mecánica”

Dificultad de deglución

Una vez masticado el alimento lo llevamos a la parte posterior de la boca para hacerlo bajar por el esófago. Esta acción sucede de forma inconsciente gracias a diversos nervios que ayudan a que los músculos bocales, la garganta y el esófago trabajen en consonancia. Las enfermedades como los trastornos cerebrales o neurológicos, problemas en el esófago o incluso un alto nivel de estrés pueden provocarnos dificultades en la deglución.

Para evitar estas dificultades es recomendable preparar los alimentos en masas uniformes para evitar que se esparzan por la boca. Puedes utilizar harina de trigo, puré de patata o yema de huevo para espesar los alimentos, pero ten en cuenta que estarás aumentando el valor calórico. Otra opción, que no añade calorías, son los espesantes alimentarios. También debemos evitar alimentos pegajosos que formen “bola” como pueden ser las galletas o piezas de bollería.

Al elaborar un plato trataremos de incluir alimentos de consistencias similares, para evitar que se sienta confundido y acabe rechazando la comida. Otro punto a tener en cuenta es que los sabores ácidos suelen facilitar la deglución.

Recomendaciones posturales para comer

También es muy importante cuidar los hábitos de postura a la hora de comer. Le daremos la comida frontalmente para que no tenga que girar la cabeza, le diremos que coma despacio y le ofreceremos cucharadas con poca cantidad (el tamaño ideal es el de una cuchara de postre). Antes de tragar, inclinaremos levemente su cabeza hacia adelante para facilitar la toma de aire.

Después de comer dedicaremos un tiempo a la higiene bucal y trataremos de no ir a la cama directamente, ya que eso dificultaría la digestión. En caso de que sea posible realizaremos un pequeño paseo y si la persona se encuentra encamada dejaremos la cabecera elevada durante un tiempo.

“Es importante comer sentados siempre que sea posible y evitar acostarnos directamente después de la ingesta”

Preparar el entorno

Tenemos que asegurarnos de que la persona se encuentra lo más relajada y segura posible en el momento de comer. Evitaremos toda distracción o elemento alterante como puede ser una televisión encendida o unos niños jugando en la cocina.

Con ello, trataremos de construir un entorno favorable para su apetito, informándole bien sobre lo que va a comer, respetando sus ritmos sin ninguna prisa y en postura sentada (siempre que sea posible).

Utensilios

La forma en la que colocamos los utensilios para comer en la mesa debe facilitar el uso de los mismos por parte del anciano o la persona dependiente. Colocaremos el plato directamente enfrente y el resto de cubiertos y vasos a unas distancias alcanzables.

Es relativamente fácil conseguir utensilios especialmente diseñados para personas con problemáticas relacionadas con la ingesta, pero siempre podemos emplear remedios caseros como el de colocar espuma con cinta adhesiva en un cubierto para hacerlo más grande y así facilitar su utilización.

Estos son los principales consejos que te damos para alimentar a personas dependientes o ancianas como cuidador ¿Qué otros trucos utilizas tú para asegurar una buena y placentera alimentación? ¡Compártelos con nosotros!

alimentacion

MARI POSSO

¡Excelentes recomendaciones, me gustaría que nombraran los alimentos que se deben tener en cuenta en la dieta para esta clase de pacientes sobre todo en la noche, porque obviamente alimentos muy pesados no. Pero si quisiera saber si darles avena.

Respuesta del Moderador

Hola Mari,
¡Nos encanta que te gusten nuestros posts! Tenemos algunos posts sobre alimentación como por ejemplo este sobre la buena nutrición, sin embargo tomamos tu idea para desarrollar alguno más específico.
Gracias por la idea y por tu opinión.

¡Esperamos seguir encontrándote con nosotros en el Rincón!
Un saludo del equipo del Rincón