cómo prevenir el burn out del cuidador

Agotamiento del cuidador de Alzheimer

Las personas con demencia son una de las más complicadas para cuidar. Dependiendo del grado de avance de la enfermedad, la mayor parte de los casos requiere una elevada carga de atención y dedicación. El cansancio físico y mental que provoca cuidar una persona con enfermedad de Alzheimer puede traer consecuencias en la salud del cuidador.

El estudio “El cuidador en España. Contexto actual y perspectivas de futuro. Propuestas de intervención”, elaborado por Confederación Española de Alzheimer (CEAFA) y la Fundación Sanitas reveló que entre un 50 y un 70% de los cuidadores de pacientes con demencia presentan algún tipo de carga, destacando que alrededor del 30% muestran sobrecarga intensa.

Esta sobrecarga se llama “Síndrome de cuidador quemado” y se define como un cansancio emocional que inhabilita al cuidador para ofrecer la ayuda que necesita el paciente hasta el punto de llegar a sentir indiferencia por él.

Este síndrome tiene características muy marcadas como:

  • Emocionales
    • El cuidador se suele aislar de los amigos y de la familia debido al impacto que produce la enfermedad del familiar en la vida del cuidador.
    • Dificultad para concentrarse
    • Pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba
    • Sensación de melancolía
    • Irritabilidad
    • Tristeza
    • Sentimientos de auto daño
    • Indiferencia por la persona que cuida
  • Físicas
    • Molestias digestivas
    • Palpitaciones
    • Consumo excesivo café, alcohol o tabaco
    • Consumo excesivo de pastillas para dormir
    • Propensión a sufrir pequeños accidentes
    • Cambios en el apetito, el peso, o ambos
    • Mayor vulnerabilidad a las enfermedades

Cuando como cuidador notes que tienes varios de estos síntomas (o algún familiar, amigo o colega lo vean), entonces no debes esperar más, y tratarlos para que no se convierta en algo más grave. Suelen aparecer de manera progresiva y es recomendable acudir al psicólogo, ya que es muy importante aprender a gestionar estas dificultades.

Una herramienta que puede hacer una evaluación psicométrica gratuita en internet permite conocer el estado de cada cuidador. El test de Zarit es una escala que evalúa el nivel de afección que puede tener el cuidador de personas con demencia, a través de 22 preguntas.

¿Cómo prevenir el agotamiento?

Hay algunas recomendaciones que puedes seguir para evitar el síndrome de cuidador quemado como:

  1. Planifica la jornada con momentos de descanso y cuidado personal
  2. Duerme bien
  3. Realiza ejercicio de manera regular
  4. Mantén tu vida social activa
  5. Aprende a decir “No” a la persona que cuidas