persona dependiente con incontinencia

Cómo prevenir la deshidratación de personas mayores

El agua es uno de los componentes más importantes del organismo: transporta nutrientes, elimina residuos, regula la temperatura y el metabolismo, y mantiene la hidratación, entre otras funciones. De hecho, representa las dos terceras partes del peso corporal, pero a medida que envejecemos se reduce y llega al 60% en hombres y 50% en mujeres. El cuerpo no almacena agua, por lo que es muy importante mantenerlo hidratado, sobre todo en los meses de altas temperaturas y más aún si el adulto mayor al que cuidas sufre de incontinencia urinaria.

Para prevenir esta situación, te vamos a explicar cuáles son los principales signos de la deshidratación en la tercera edad y a dar algunos consejos para lograr una correcta hidratación.

Signos de deshidratación

Cada persona tiene diversas necesidades de líquidos que dependen principalmente del grado de su actividad física, de sus hábitos, de su contexto y de su salud. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) recomienda que una persona mayor, con un peso de entre 55 a 70 kilos, precisa entre 8 a 12 vasos de agua (2-2,5 litros) por día.

La deshidratación se define como una reducción del contenido total de agua corporal debida a pérdidas de líquidos, una menor ingesta de líquidos o una combinación de ambas. Este trastorno es una razón frecuente de hospitalización de adultos mayores y una de las diez causas de hospitalización más frecuente. Los signos más evidentes, según el grado de deshidratación, son:

  • Crónica – leve (pérdida de 1 a 5% de peso corporal): Sed intensa, falta de apetito, cansancio, boca seca, orina concentrada, somnolencia, caídas, desorientación
  • Moderada (pérdida de 6 a 8% de peso corporal): Taquicardia, fiebre, mareos, debilidad muscular, estreñimiento
  • Grave (pérdida de 9 a 11% de peso corporal): Espasmos musculares, problemas de equilibrio y de circulación, fallo renal, baja presión arterial, infecciones

Además de todos estos signos, no debes esperar a que la persona a la que cuidas tenga sed, ya que eso implica que ya ha empezado un leve principio de deshidratación. Ten en cuenta que las personas mayores poseen una menor sensación de sed y más tardía que un adulto, pese a su necesidad mayor de líquidos.  Por otro lado, hay que prestar atención a otros factores que pueden contribuir a una deshidratación como la ingesta de medicamentos (como diuréticos, laxantes), diversos problemas de salud como diabetes, hipertensión arterial, fallo renal, entre otros.

¿Cómo evitar la deshidratación?

Además de prevenir los golpes de calor, lo más apropiado es que prestes especial atención a la ingesta de líquidos (tanto agua como alimentos) de la persona que cuidas. Algunas recomendaciones:

  1. Ofrécele agua gradualmente durante todo el día, con mayor insistencia en la mañana y la tarde, para evitar despertares e incontinencia nocturna. Si se despierta por la noche, sobre todo en verano, dale agua también.
  2. Verifica que en cada comida beba un vaso de agua (no más de uno y medio para evitar una sensación de saciedad) para ayudar a la digestión. Evita que lo haga antes.
  3. Entre comidas, ofrécele entre 4 a 6 vasos de agua fraccionados, como si le dieras un medicamento.
  4. Si tu paciente tiene fiebre, aumenta 300 ml de agua por cada grado por encima de 37ºC; y si tiene vómitos o diarrea, aumenta 600 ml diarios.
  5. En épocas de calor, incrementa 45 ml de agua por kilo de peso por día, pudiendo llegar a los 3 o 4 litros totales al día.
  6. Hay pacientes que suelen evitar los líquidos por miedo a orinarse. Pero lo importante, sobre todo en verano, es mantener el aporte de agua. En estos casos, se debe tratar la incontinencia con absorbentes, y mantener la higiene corporal.

Desde el Rincón del Cuidador, queremos ser tu guía y darte información relevante para ti en cada momento del cuidado del paciente.

Te animamos a suscribirte a nuestra Newsletter, dónde recibirás mensualmente en tu correo electrónico las últimas noticias, sorteos e información relevante para cuidadores no profesionales. Accede a la Newsletter del Rincón del Cuidador.

Además, si todavía no eres un usuario registrado no olvides registrarte en nuestra web para poder comentar las diferentes publicaciones que puedan ser de tu interés. Registro a Rincón del Cuidador.