¿Qué entendemos por dignidad?

La Dignidad de nuestros Mayores

Qué significa Dignidad y cómo fomentarla en nuestros mayores

La Real Academia Española de la lengua define Dignidad como la cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden.
Si aplicamos esta definición a nuestros ancianos podemos tener diversas lecturas según el grado de dependencia que padezcan. Lo importante es reforzar y fomentar su dignidad y autoestima diariamente con actividades que realmente puedan realizar.

Si cuidas a un familiar mayor desde casa, debes saber que es bueno darle pequeñas responsabilidades diarias. Desde el asearse, peinarse y vestirse hasta salir a comprar el pan, pasear al perro o poner y quitar la mesa, siempre teniendo en cuenta sus posibilidades y sus limitaciones.
Te dejamos cuatro pequeños consejos:

  1. Dale muestras de cariño: decir a nuestro familiar que lo queremos y ser cariñoso con él hará que se sienta querido y valorado. Esto mejorará su ánimo y su vitalidad y, por otro lado, hará tu labor de cuidador más llevadera.
  2. Fomenta su autonomía: es importante que le permitas hacer todo lo que pueda por sí mismo. Aunque lo haga de manera lenta, no hay prisa y si la tienes no le des la tarea, no lo estreses. Lo importante aquí es que se siga sintiendo válido y parte del núcleo familiar.
  3. Habla con él: escúchale con atención y pídele consejo aunque sea sobre temas de no mucha importancia. Tener en cuenta su opinión ayuda a nuestros mayores a saber que son importantes para nosotros. Además, su experiencia seguramente es mayor y puede darte alguna sorpresa.
  4. Cede de vez en cuando: si quiere ver un canal de la tele, ponerse una ropa determinada o salir a dar un paseo, permíteselo. Es su decisión y su responsabilidad, además a todos nos gusta que nos mimen.

Como cuidador de un familiar mayor en casa debes tener muy en cuenta que cuidar no solo significa ayudar a hacer las cosas básicas que no puede hacer por sí mismo, sino apoyarle y acompañarle también en el terreno psicológico.

Si vas poniendo en práctica poco a poco estos consejos, seguro que notas un cambio positivo en la persona mayor que cuidas.

¿Haces algo especial para hacer que tu familiar se sienta querido y respetado?

Compártelo con todos. Tus experiencias pueden ayudar a otras personas.