Pérdida de audición en mayores

La presbiacusia (del griego presbys -viejo- y akousis -escuchar-) consiste en una pérdida gradual de la audición asociada a la edad. Se estima que esta alteración auditiva es la tercera enfermedad crónica más prevalente en…

La presbiacusia (del griego presbys -viejo- y akousis -escuchar-) consiste en una pérdida gradual de la audición asociada a la edad. Se estima que esta alteración auditiva es la tercera enfermedad crónica más prevalente en personas mayores tras la hipertensión arterial y la artritis.

La causa fundamental de esta enfermedad es una degeneración en las células del oído interno provocada por la edad, aunque no se descartan otros factores, como son la exposición a ambientes ruidosos, traumatismos, factores hereditarios, uso de ciertos medicamentos que dañan al oído o enfermedades crónicas como la diabetes.

Que nuestros mayores pierdan calidad auditiva tiene numerosas consecuencias tanto a nivel psicológico como físico. En el aspecto psicológico se deteriora su calidad de vida, así como su comunicación, se pierde interés en la vida social, aumenta el riesgo de aislamiento e incluso está asociada al deterioro cognitivo.

Físicamente es un factor de riesgo a la hora de sufrir accidentes, por ejemplo ante sonidos como sirenas, oír un timbre, o reaccionar ante un peligro, si la capacidad auditiva está disminuida también lo estará la capacidad de reacción. En definitiva la integridad y la autonomía de las personas con presbiacusia disminuyen.

A veces los primeros síntomas de la presbiacusia pasan desapercibidos para los familiares o incluso son negados por el propio paciente ya que se produce una reacción de rechazo hacia la enfermedad.

Signos como no oír bien y no entender una conversación cuando estamos en ambientes con ruido – como una reunión familiar, un lugar donde haya música de fondo un poco alta o una televisión – pueden hacernos sospechar que nuestro familiar está perdiendo capacidad auditiva y quizá sea el momento para dejarnos asesorar por un especialista.

Si convives con una persona que está perdiendo audición puede ser que notes que vuestra comunicación se está deteriorando. Te ofrecemos algunas pautas para mejorar la comunicación:

  • Mira de frente a la persona cuando hables con ella para que pueda leer tus labios.
  • No te pongas a contraluz (tener la luz de frente al hablar permite que la otra persona te vea bien y aprecie tus gestos faciales, tus movimientos corporales).
  • Apaga la radio o la televisión durante vuestras conversaciones.
  • No hables mientras masticas.
  • No grites ni varíes la velocidad al hablar, puesto que eso puede distorsionar el habla.
  • Utiliza frases cortas y sencillas.

¿Conocías ya esta alteración auditiva? ¿Conoces a alguien que la padezca?

Cuéntanos si te ha resultado interesante el artículo y si quieres aprender más cosas sobre la presbiacusia te invitamos a consultar el libro blanco de la presbiacusia en este enlace.

Marcar como artículo favorito

Desmarcar como artículo favorito

Artículos relacionados

TÚ ERES #IMPRESCINDIBLE

Si cuidas de alguien dependiente eres imprescindible y formas parte de una comunidad de personas que merecen todo el apoyo del mundo. Entra, queremos conocerte y que descubras todo lo que podemos hacer juntos.