Actividades para personas dependientes

10 actividades de entretenimiento para hacer en casa con personas dependientes

La situación excepcional de confinamiento a consecuencia de la Covid-19, así como la reducción en las opciones de ocio fuera de casa y el especial cuidado que debemos tener con nuestros mayores, ha hecho que las personas dependientes hayan visto reducidas sus posibilidades de socializar y se vean obligadas a pasar muchas más horas dentro de su vivienda.

Para aliviar esta situación, te damos 10 ideas de entretenimiento para personas mayores y dependientes con las que puede disfrutar toda la familia.

1- Revisad juntos el baúl de los recuerdos

Seguro que tu familiar mayor tiene en casa álbumes y cajas con fotografías y recuerdos. Para los ancianos, los recuerdos están cada vez más presentes, y disfrutan muchísimo compartiéndolos con los demás. De modo que podéis pasar largas tardes revisando estos recuerdos, ordenándolos y hablando de ellos. Pídele que te cuente anécdotas y que te hable de las personas de su pasado. Seguro que todavía eres capaz de aprender alguna cosa nueva de esa persona con quien compartes tanto tiempo.

2- El juego del “Memory”

Los juegos que ejercitan la agilidad mental y la memoria son muy beneficiosos para los mayores. Los juegos de emparejar cartas tipo “Memory” admiten entre 2 y 6 jugadores o más, y permiten estos juegos en diversas modalidades:

  • Con las cartas bocabajo: en cada turno, los participantes pueden levantar 2 cartas, observarlas y volver a dejarlas como estaban. A medida que van pasando los turnos, el objetivo es recordar la posición de las imágenes para poder ir emparejando cartas iguales.
  • Con las cartas bocarriba: en este caso, el objetivo es ver quién es capaz de reunir más parejas en el tiempo determinado hasta que se agotan todas las cartas.

Las cartas pueden ser de diversas temáticas: paisajes, naturaleza, animales, medios de transporte, cuadros conocidos… Incluso podéis crear vuestro propio juego con imágenes que resulten atractivas o más fáciles de identificar a la persona dependiente: rostros de familiares y amigos, objetos relacionados con sus hobbies o intereses, etc.

3- “Imítame” con música

Mantener cierta actividad física es fundamental, especialmente si no hay la oportunidad de salir de casa muy a menudo. Por eso, os proponemos este juego que podéis realizar cada día, incluso varias veces al día, con personas dependientes sea cual sea su grado de movilidad.

Se trata de poner una música que os guste a ambos y, situados uno frente al otro en pie o sentados, le pides que imite todo lo que tú hagas al ritmo de la música: levantar un brazo y moverlo hacia un lado y el otro, levantar una rodilla, mover la cabeza de lado a lado… Evita que los movimientos sean bruscos y ten en cuenta siempre el rango de movilidad que pueda realizar la otra persona. ¡Verás lo divertido que puede llegar a ser este simple juego!

4- Rescata los juegos de mesa tradicionales

¿Tienes una oca, un parchís o un dominó olvidados en algún cajón? Este es el momento ideal para rescatarlos. Las personas mayores disfrutan mucho con estos juegos tradicionales, especialmente si pueden enseñar a hijos o nietos a jugar con ellos.

5- Preparad juntos un árbol genealógico

Muchas familias se plantean en un momento u otro investigar sobre sus predecesores. Así que el encierro obligado es una oportunidad para retomar esta iniciativa.

Podéis utilizar fotografías antiguas e investigar en internet, escarbando en la memoria de los ancianos, para obtener imágenes del pasado y así reconstruir la historia de la familia. Se pueden organizar en un álbum, en un fichero digital o, incluso, en una cartulina, formando una figura de árbol genealógico.

6- Escribid un recetario de platos tradicionales

Las recetas de cocina tradicionales también son un preciado bien familiar que no debería perderse. Aprovecha el conocimiento de tus mayores para crear con ellos un recetario. Preparad juntos los platos y ayúdale a redactar los ingredientes y los pasos necesarios para llevarlos a cabo. Luego podéis organizarlo en un fichero para tenerlo siempre a mano. A una receta por día, tendréis asegurado entretenimiento para varias semanas.

7- Ayúdale a pintar un cuadro

¿Por qué no ayudarle a desarrollar una tarea creativa? Tendemos a pensar que, si de adultos no sabemos pintar, dibujar o esculpir, ya no vamos a hacerlo nunca. Pero nada más lejos de la realidad: nunca es tarde para aprender y, se consigan mejores o peores resultados, son tareas gratificantes y relajantes.

No es necesario ni siquiera perseguir un perfeccionamiento técnico: simplemente jugar con los colores, los tipos de material disponibles y las técnicas, ya es de por sí una tarea creativa y un pasatiempo novedoso.

8- Montad juntos un gran puzle

De nuevo, los puzzles y rompecabezas son juegos que favorecen las habilidades mentales, y permiten pasar el tiempo en solitario o en familia. Puedes buscar modelos con piezas más grandes que faciliten su sujeción, y colores vivos y contrastados en las imágenes para personas con dificultades de visión.

9- Escribid a los amigos y familiares

La bonita costumbre de escribir cartas se ha perdido, y este es un buen momento para retomarla. En estos momentos existe la necesidad de restringir la vida social, por lo que las cartas escritas a mano pueden ser una forma de suplir ese contacto más personal. Además, escribir a mano es un excelente ejercicio de coordinación, que entrena también capacidades cognitivas como la memoria.

10- Una visita virtual a un museo

Muchos centros de exposiciones, museos y monumentos han abierto visitas virtuales y gratuitas a sus obras de arte. De este modo, cualquier persona puede acceder a la cultura desde su casa a través de un ordenador, tableta o televisión inteligente.

Ayuda a tus mayores a acceder a estos recursos para que puedan disfrutar del arte sin salir de su domicilio. Algunos de los museos que ofrecen esta opción son:

Esperamos que con estas propuestas podáis sacar el máximo partido a pasar el tiempo en casa.