MEDIR GRADO DE DEPENDENCIA

¿Cómo miden los médicos el grado de dependencia de una persona mayor con demencia (parte III)?

Hemos insistido en lo importante que es para nosotros, los cuidadores, conocer cómo se pueden medir los grados de dependencia.

El conocimiento del grado de dependencia se obtiene de conocer de cada paciente el grado de:

  • Autonomía

  • Capacidades Cognitivas

  • Relación Social

  • Dieta

  • Desorientación

  • Caídas

En artículos anteriores, ya hemos explicado cómo conocer el grado de dependencia a partir de conocer la autonomía de la persona mayor y en relación con las capacidades cognitivas.

¿Cómo medimos, pues, el resto de los elementos que nos permiten conocer los grados de dependencia de la persona mayor?

Relación Social

Hace referencia a la capacidad que tiene esa persona para relacionarse con su entorno más próximo, la familia y los amigos.
Cuánto más esa persona esté en contacto con esos grupos, ayudaremos a que siga teniendo un menor grado de dependencia. Es un síntoma positivo estar rodeado de tus seres queridos, siempre y cuando no haya todavía una afectación de las capacidades cognitivas que obliguen a la persona a pasar más tiempo en casa.

Dieta

Paralelamente, este también es un factor relevante. El envejecimiento afecta a nuestra anatomía en general, como, por ejemplo, la mandíbula o el aparato digestivo. Es muy importante tener en cuenta como es el estado de los dientes de esa persona mayor para evaluar adecuadamente el tipo de dieta de alimentación que necesita, blanda o entera; así como, también conocer, el estado de su aparato digestivo.

En términos generales, a medida que nos hacemos mayores, es aconsejable una dieta:

  • Ligera, de fácil digestión

  • De fácil masticación y deglución

  • Fácil elaboración

  • Buena presentación de la comida

  • Potenciar la ingesta de alimentos con fibra y derivados lácteos

  • Controlar la ingesta de sal y azúcar

Desorientación

Este elemento permite ver el nivel de confusión de la persona mayor. Esta, va ligada a tener conocimiento del espacio-tiempo. Cuanto más tiempo solo pasa una persona, la desorientación es mayor. La comunicación diaria es necesaria para ayudar a la persona a tener un mayor control de donde está, el día que es, etc. De este modo, es necesario, que, en la medida de lo posible, la persona mayor esté acompañada en ciertos momentos del día, de forma regular, tanto con su entorno próximo como con el cuidador.

Caídas

La gestión de las caídas, tenemos publicado un artículo extenso al respecto explicando causas y consecuencias de las mismas, síndrome geriátrico caídas, también nos sirve para poder evaluar el grado de dependencia de la persona mayor. A mayores caídas con frecuencia, nos indicará que su autonomía se va reduciendo. En cada caso se deberá conocer más en detalle el origen de las caídas.

Esperamos que te haya sido de ayuda conocer a través de qué maneras podemos evaluar el grado de dependencia de una persona mayor.

 

Desde el Rincón del Cuidador, queremos ser tu guía y darte información relevante para ti en cada momento del cuidado del paciente dependiente o con demencia.

Te animamos a suscribirte a nuestra Newsletter, dónde recibirás mensualmente en tu correo electrónico las últimas noticias, sorteos e información relevante para cuidadores no profesionales. Accede a la Newsletter del Rincón del Cuidador.

Además, si todavía no eres un usuario registrado no olvides registrarte en nuestra web para poder comentar las diferentes publicaciones que puedan ser de tu interés. Registro a Rincón del Cuidador.