Envejecimiento y salud

Te proponemos algunos consejos de salud que te van a hacer sentirte mejor ahora y en el futuro.

Según este artículo de la OMS, estamos viviendo un momento histórico a nivel de salud. Actualmente (y por primera vez en la historia) la mayor parte de la población tiene una esperanza de vida igual o superior a los 60 años. Esta noticia en sí misma debería alegrarnos, puesto que supone un gran avance social. Ahora bien, el reto que tenemos delante es hacer de la tercera edad una época donde la salud y la calidad de vida se den la mano para que podamos disfrutar de este periodo vital.

Tal y como te comentábamos en un artículo anterior, los principales problemas de salud a los que se enfrentan nuestros mayores son las enfermedades crónicas y no transmisibles.

Las más comunes son de tipo:

  • Neurodegenerativas: Parkinson, Alzheimer o esclerosis múltiple.
  • Cardiocirculatorias: Hipertensión arterial, cardiopatías, ICTUS.
  • Respiratorias: Asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (también conocida como EPOC)
  • Osteo-articulares: Artritis, osteoporosis, lumbalgia.

Prevenir estas enfermedades crónicas está en nuestras manos. Si bien es cierto que envejecer es un proceso biológico que no podemos evitar y que ocurrirá nos guste o no, también es cierto, que el modo en el cual envejezcamos va a tener mucho que ver con el estilo de vida que tenemos actualmente o que decidamos tener a partir de este momento.

Dicho esto, el inicio del año es un buen periodo para establecer hábitos saludables. Te proponemos algunos consejos que te van a hacer sentirte mucho mejor ahora y por supuesto, también en el futuro.

  • Descansa: Tal y como nos comentaba el psicólogo Miguel Ángel Maroto en esta entrevista no dormir bien acarrea problemas de salud a corto, medio y largo plazo.
  • Cuida tu alimentación: Intenta consumir mucha verdura y fruta fresca (tienen muchas vitaminas y son antioxidantes). Por el contrario, evita el exceso de grasas, los azúcares y los productos refinados.
  • Muévete: Camina, nada, baila, etc. Cualquier actividad que sea buena para ti, lo es también para tu cuerpo. Notarás el efecto a nivel articular, circulatorio, respiratorio y te sentirás mucho mejor.
  • Ocio: Practica actividades que te hagan seguir aprendiendo y te diviertan, eso estimulará tus capacidades cognitivas y tu curiosidad.
  • Rodéate de personas que te aporten buenos momentos, enriquecedores y cálidos.

¿Cuántas de estas medidas están ya implantadas en tu vida? ¿En qué área necesitas algún reajuste? Compártenos tus hábitos saludables.