cuidador y familiar

¿Cuidador profesional o cuidador familiar?

Cuando un pariente se vuelve dependiente, la familia debe tomar varias decisiones en torno a su cuidado. Ya sea porque es una persona muy anciana o porque tiene una enfermedad como Alzheimer, la determinación de su atención debe tener en cuenta varios aspectos: económicos, sociales, de espacio, etc.

Hay que tener en cuenta que una persona dependiente necesita cuidados. Los más comunes son el mantenimiento de su higiene diaria y alimentación, el control de medicación, la estimulación o el apoyo emocional. Pero quizá lo más difícil es elegir a la persona que acompañará al familiar en esta nueva condición. Descartada la posibilidad de internarlo en un geriátrico, ¿será un cuidador profesional o un cuidador no profesional quien asuma la responsabilidad de su atención?

En la mayor parte de los casos, algún miembro de la familia es quien se hace cargo de esta ardua tarea. En España, se estima que el 71 % de la asistencia se lleva a cabo por parte de la familia, y en el 85 % de los casos es una mujer en promedio de 52 años. De entre las mujeres cuidadoras, un 43% son hijas, un 22% son esposas y un 7,5% son nueras de las personas dependientes, que residen en el mismo domicilio que la persona que recibe los cuidados.

Como en todas las decisiones, la elección del cuidador familiar o profesional tiene ventajas y desventajas.

Cuidador familiar: Ventajas y desventajas

Ventajas

  • Conoce en profundidad a la persona dependiente.
  • El familiar cuidado puede sentirse mejor cuando lo atiende un familiar.
  • Es más económico y (en principio) menos conflictivo.
  • Con el tiempo, puede ir adquiriendo conocimientos profesionales de cómo cuidar a una persona.

Desventajas

  • En principio, al no haber recibido una formación especializada y haber tenido que ir aprendiendo sobre la marcha, puede no dominar todas las situaciones que se le presenten.
  • Si no se capacita, puede generar más inconvenientes en la persona dependiente.
  • Corre el riesgo de sufrir estrés o síndrome del cuidador quemado.
  • Al carecer de experiencia, la frustración puede llevarle al colapso.
  • Su vida puede verse absorbida por el familiar dependiente.

Cuidador profesional: Ventajas y desventajas

Ventajas

  • Es personal capacitado y con condiciones para cuidar al familiar dependiente.
  • La familia puede disfrutar de momentos de calidad con el familiar, ya que los cuidados intensivos se los brinda alguien profesional (por fuera de la familia).
  • Puede detectar con mayor agudeza las necesidades médicas del dependiente.

Desventajas

  • Es más costoso.
  • Puede no congeniar con el familiar cuidado.
  • Se corre el riesgo de que renuncie o no llegue a estar a la altura del cuidado necesario para el familiar.
  • Si enferma, el reemplazo puede ser difícil.
  • La relación laboral puede volverse conflictiva.

Elegir qué tipo de cuidador quiere la familia para su pariente es una tarea que necesita reflexión y conocimiento. Antes de realizar cualquier movimiento, es imprescindible asesorarse con algún profesional de geriatría con el fin de que nos oriente en la mejor alternativa para el familiar enfermo.

Desde el Rincón del Cuidador, te animamos a suscribirte a nuestra Newsletter, dónde recibirás mensualmente en tu correo electrónico las últimas noticias, sorteos e información relevante para cuidadores no profesionales. Accede a la Newsletter del Rincón del Cuidador.