tristeza en el cuidador

La cuarta fase del cuidado

Comienza el cuidado: enfado y frustración

Ya estás cuidando, lo llevas haciendo desde hace un tiempo, puede ser que empieces a estar cansado, que te flaqueen las fuerzas a nivel físico y psicológico. En esta etapa del camino podrán aparecer la rabia, la tristeza y la frustración. Recuerda que cada emoción es como un cartero que viene a darnos un mensaje, ¿estás dispuesto a abrirle la puerta a tu enfado, a tu frustración y a tu tristeza?

  • La rabia: Clásicamente es una emoción que hemos considerado negativa, pero recuerda que no hay emociones buenas ni malas. El enfado nos moviliza mucha energía para ser capaces de poner un límite o defendernos de un posible ataque. Así que es normal que tu enfado te haga tener muchos recursos disponibles para poder reaccionar e intentar cambiar las cosas.

Lo que ocurre es que a veces las cosas no se pueden cambiar. Cuando seas consciente de esto tendrás que trabajar tu tolerancia a la frustración.

  • La frustración: Es una emoción secundaria que puede tener pinceladas de tristeza y de rabia, dependiendo de la persona y del momento vital en el que se encuentre.

Aprender a mirar las cosas desde otra perspectiva y aceptar que la vida es un camino que a veces va recto y otras zigzaguea puede ayudarte bastante en este momento.

Te ayudará trabajar tu concepto mental de justicia, y esto se relaciona con tus valores, así que vamos a apoyarnos en ellos para aumentar tu tolerancia a la frustración. Piensa qué te aporta cuidar de tu familiar, pese a que ahora esté siendo duro, recuerda los motivos que te impulsaron a cuidar. Quizás fue el agradecimiento hacia la otra persona, hacerle la vida más agradable, quizá el amor que sientes por esa persona, seguro que tienes muchos más motivos.

  • La tristeza: Nos ayuda a gestionar pérdidas, a decir adiós, para ello nos quita energía e invita a que la gente que nos rodea nos nutra con su afecto, ¿te estas dejando arropar por tus seres queridos, cuidador?

En esta cuarta etapa del cuidado es muy normal que te sientas muy débil emocionalmente. Si contactas con la tristeza notarás que tienes poca energía -estás elaborando una pérdida-, si contactas con la rabia tendrás exceso de energía -estás poniendo un límite-. Aceptar y validar cada emoción según vayan viniendo te permitirá transitar esta etapa.

Isabel

Hola, llevo un tiempo cuidando de mi padre, 83 años y esta invalido. Siempre a sido una persona muy independiente apasar de ser invalido, pero por su insuficiencia cardiaca, a perdido mucho la fuerza y necesita ayuda para todo. Mi padre pesa unos 100kg y yo antes lo levantava sola de la cama y lo ponia en su silla, pero ya tengo un dolor de espalda terrible. He comprado una grua y va fenomenal, pero mi padre se enfada mucho cuando la uso, incluso a intentado pegame y me culpa de que ya no tenga fuerzas para levantarse y me dice que lo de mi espalda es cuento, segun el me he vuelto comoda, hace esfuerzos para intentar levantarse el, pero tengo miedo que se caiga y se rompa algo. Dios mio que puedo hacer? Gracias un saludo

Respuesta del Moderador

Hola Isabel,

Al envejecer tienden a aparecer problemas no sólo físicos si no también cognitivos, como la demencia senil. Pensar que es la enfermedad la que provoca las actitudes que tiene tu padre te ayudará a sobre llevarlo mejor y entenderle. Desde el Rincón del Cuidador te aconsejamos acudir al médico de tu padre para que le recete el tratamiento o medicación adecuada a su caso y poder así atenuar sus síntomas. También allí puedes informarte sobre dónde ir para recibir las ayudas que puedas necesitar para el cuidado de tu padre y mejorar su calidad de vida.

Saludos desde el Rincón del Cuidador

Ver más comentarios

María Teresa

Mi esposo tiene 85 años siempre fue bueno y educado pero desde hace más menos tres empezó con demencia cenil y no sabe en ratos quién soy ni dónde vive y esto me desespera ya he consultado a un psicólogo y me recomienda que lo interne en un asilo pero no creo que sea para mí pues pienso que sería tan difícil para él como para mí creo que lo quiero mucho pero en ratos no lo sé pues parece ser otra persona y no sé cómo hablarle ni que contestarle a sus preguntas que son incomprensibles para mí por favor ayudenme por qué ya no sé qué hacer gracias por sus respuestas Tere

Respuesta del Moderador

Querida Tere,

Muchas gracias por contactar con nosotros. A medida que nos hacemos mayores es normal que podamos sufrir trastornos cognitivos que conlleven cambios repentinos de humor, agresividad, etc. Es importante que, para sobrellevarlo mejor, entendamos que no es nuestro familiar quien actúa así, sino la propia enfermedad. Esto nos puede ayudar a coger un poco de distancia y que no nos afecte tanto.
Desde el Rincón del Cuidador te recomendamos que, siempre que la situación sea sostenible y estés en condiciones, elijas la opción con la que te sientas más cómoda ya sea seguir cuidando de tu marido por tu cuenta o que un cuidador externo se haga cargo. Si tienes dudas sobre qué hacer podrías contactar con un profesional que valore vuestra situación y os aconseje.

Lynnette

En lo personal tengo 3 años al cuidado de mi abuela ella tiene 84 años y yo 28 ella nos crió a mis hermanos y a mi no niego que es un poco difícil pero lo mejor y lo que me ah resultado es darle por su lado cuando pregunta por sus papas (ya fallecidos) le digo que se quedaron a dormir mi tío que mañana temprano vendrán y por ende al siguiente ya lo olvido y de momento le aclaré sus dudas inventó que es cumpleaños y por ello están en otro lado y así ella cree que su pasado es su presente pues del pasado se acuerda a la perfección pero de unos años para acá ya no.
Es importante no perder la calma puesto que ellos creen que lo que ellos dicen es la realidad y es difícil estar queriendo hacerles entender lo contrario por que los pones a pensar y pensar y para ellos no hay otra respuesta que la que ellos creen y seguirán con lo mismo.
A veces mi paciencia quiere terminar y me salgo camino un poco por la casa, respiró y vuelvo a entrar para responder todo lo que mi viejita le causa incertidumbre.
Cabe mencionar que soy casada y tengo un hijo de casi 5 años y es algo complicado explicarle la situación de su abuelita pero nada imposible.
Mi esposo ah aprendido a quererle aún cuando lo ah corrido de la casa en muchas ocasiones. Es parte de su enfermedad.
Lo único que puedo decir es que la paciencia y el recordar que era viejita hizo mucho por mi y es hora de regresarle un poco de lo mucho que dio por nosotros lo que hagan olos no los demás por ella no me interesa yo estoy tranquila por que se que hice y hago lo correcto.

Andrea

Hola ! Tengo 2 años cuidando de mi mamá ,soy hija única y no tengo apoyo de la familia.estoy casada tengo 1 niño de 4 años y ahorita estoy a punto de dar a luz..mi mamá tiene 79 años. Yo tengo 33 .
El neurólogo le recetó donapezilo para su pérdida de memoria, tiene mucho cerebro muerto..sele olvidan las cosas a corto plazo y agarra muchas manías..yo me la traje a vivir conmigo,pq es bien terca y mi familia no quiere apoyar me dijeron q la meta a un asilo..pero ami me duele hacer eso.sólo que es bien difícil aveces pq yo soy de carácter fuerte y ella piensa q uno siempre la quiere molestar x ejemplo cuando ya pasaron 4 días y no se baña ni si quiera se cambia de ropa,en ocasiones tiene incontinencia y ella no acepta que tenga el problema,me siento frustrada pq tengo poco de casada y mi esposo se cansa aveces de vernos discutir ,son muchas cosas y Nose q hacer,siento q soy una mala hija..Nose como tener paciencia y no se en donde nos pueden ayudar alas dos..