Primera fase del cuidado

La negación

¿Recuerdas aquel post en el que te hablábamos de las diferentes fases por las que suele pasar un cuidador para adaptarse al acto de cuidar y las emociones asociadas a dichas fases?

Inauguramos hoy una serie de post que tienen como objetivo ahondar en cada una de estas fases del cuidado para que:

  • Normalices lo que está pasando.
  • Entiendas qué todo eso tiene un porque.
  • Comprendas que cada una de tus emociones es adaptativa y forma parte del proceso que vives.
  • Aprendas y adquieras herramientas que te permitan transitar esta etapa de tu vida de la manera más adaptada posible.

¿Recuerdas que en un post anterior te hablábamos de que un cuidador sufre un proceso de duelo cuando se enfrenta al acto de cuidar? ¿Te acuerdas de la entrevista de Sandra Sánchez, psicóloga especialista en procesos de duelo?

La negación es una anestesia para tu dolor

La primera etapa del proceso de aprender a cuidar, que no es otra cosa que comenzar a hacer un proceso de duelo, suele ser la negación. Corresponde a un mecanismo de defensa. Esta etapa se produce porque:

  • Aún no estás preparado para asumir la situación.
  • No tienes todavía las herramientas psicológicas necesarias para hacer frente a este acontecimiento.
  • Es un mecanismo de anestesia para el dolor.

Bien mirado, esta fase es una ayuda, ya que te dará el tiempo necesario para que puedas adaptarte a la situación y puedas reaccionar de manera adecuada.

Durante esta etapa es normal que los allegados a la persona dependiente ya hayan detectado cambios en la persona que sufre la enfermedad, pese a que los familiares cercanos o personas que están en contacto directo con la persona dependiente no lo ven.

Esta fase, como el resto de ellas, debe ser:

Cada etapa del acto de aprender a cuidar nos va a dar herramientas que nos permitan crecer como personas y afianzarnos en valores. Al final de cada una de las etapas hay un aprendizaje, un diamante que está esperándote para darte su brillo, ¿Cuál ha sido cuidador, el brillo de diamante que te ha aportado esta etapa? Cuéntanoslo, ya sabes que tu experiencia nos parece muy valiosa y puede ayudar a otros cuidadores que estén pasando por esta etapa ahora mismo.

Maria

Os acabo de conocer y me habéis sorprendido. Al leer sobre duelo y las 5 fases, me he visto totalmente reflejada. Hace un año que me ví forzada a traer a mi casa a mi madre que cumple 91 años. Al quedarse viuda no quería estar ni en su casa ni en una residencia. Con lo cual ¿qué iba a hacer? Pensé mucho antes de tomar la decisión, fuí consciente de lo que iba a empezar, pero con el miedo de una vez comenzado como iría. Pensarlo tanto fué porque me casé joven para salir de casa de mis padres al no compartir opiniones ni manías que tenían…y después de 34 años volvía a tener un convivencia con ella. He de decir que no tiene demencia, ni enfermedades, ni ha estado en un hospital nunca. Tiene la sordera típica de la edad (91) y poca visión. Pero me cansa a mí de lo activa que es. No se acuesta antes de la 1 y por la mañana le dan las 11 durmiendo. Bueno para no cansar, decir que lo gestioné bien al meter a una chica para que hablara con ella (tiene logorrea) y al menos aliviarme yo, pues repite las mismas historias. Lo que me preocupa es que paso por las cinco fases del duelo alternando unas y otras pero instalada la mayor parte del tiempo en la Ira. Aunque tenga etapas buenas, caigo una y otra vez. ¿es normal? ¿se pasará? ¿acciones a tomar? Gracias un saludo

Respuesta del Moderador

Gracias por tu comentario María, nos agrada mucho tener la capacidad de sorprenderte, ¿Sabías que la sorpresa es la emoción que está ligada al aprendizaje? Esperamos que leernos te sorprenda y te haga aprender.

De eso va tu respuesta, para adaptarnos a situaciones nuevas (y tener a tu madre en casa lo es) podemos utilizar el miedo o la sorpresa; el miedo nos hace estar hiperactivos, analizar excesivamente y mantiene nuestros “sistemas de alerta” disparados, la sorpresa nos hace tener menos expectativas y fluir más. ¿Qué tal si haces que tu madre funcione también en modo sorpresa? Se nos ocurre que hacer una biografía de su vida puede ser interesante, seguro que las nuevas generaciones saben muy pocas cosas de cómo se vivía hace 91 años… ella gestiona su tiempo, cuanta las cosas que para ella son importantes y tú seguro que aprendes cosas.

En cuanto a la ira es lógico que la sientas, esta emoción está diseñada para poner límites, plantéate a que le estás poniendo un límite.

Saltar de un estado emocional a otro es muy típico de los procesos de duelo, y es lo que estás viviendo tú, aquí te recomendamos que practiques la aceptación, los estados emocionales serán intensos pero breves, te ayudaría utilizar alguna técnica de relajación, tipo mindfulness. Tenemos alguna cosa publicada en la web de El Rincón, o hacer algo de deporte suave, pero ojo, al hacer deporte intenta concentrarte en el deporte y no le des vueltas a nada, sino tendrá el efecto inverso.

Esperamos haberte podido ayudar.

Un saludo del equipo del Rincón del Cuidador