Entrevista a Miguel Ángel Sánchez Herrero

Qué hacer tras la jubilación

Miguel Ángel Sánchez Herrero lleva jubilado más de un lustro y en todos estos años no ha tenido tiempo para aburrirse. Escritor, formador y persona muy activa en su comunidad, no ha pasado desapercibido a los ojos de El Rincón del Cuidador®, que ha querido conocer de cerca a este zaragozano para que nos cuente el secreto de vivir tan apasionado.

R.C.- Tienes 70 años, haces senderismo, escribes, das formaciones… Parece que tienes la vida perfecta, cuéntanos de donde nace tanta curiosidad…

Creo que me lo inculcó mi madre, que falleció con 97 años, en plenas facultades mentales. Era una persona que siempre quiso aprender cosas, muy curiosa. Crecer con una mujer que tenía esta actitud me dio que pensar. Nos han dicho lo importante que es cuidar el cuerpo, pero la mente también se puede cuidar interesándose por lo que pasa en tu barrio, tu ciudad y tu comunidad.

– Sonríe mientras dice que la vida no es perfecta, que hay que aprender a vivir con lo que viene –

Mi mujer falleció de un cáncer antes de jubilarme. Fue duró verla partir. Luego me jubilé y pensé que tenía mucho tiempo por delante para ocuparme de mi y de lo que me gustaba, así empecé a dar las formaciones de agilidad mental.

A la mente, igual que al cuerpo, hay que mantenerla activa

R.C.- Ahora mismo estás dando formaciones, talleres de agilidad mental, en tres Centros de Mayores de tu ciudad.

Sí, en los centros de Delicias, Terminillo y Rey Fernando, de una hora de duración. Doy las clases durante el curso escolar y descanso en verano. Trabajo como voluntario y me apasiona que mis alumnos quieran seguir. Me gusta que el aula esté abierta y que la gente esté tan interesada por seguir aprendiendo. Les explico que es muy importante que activen las neuronas y que aumenten las conexiones neuronales. He sido muy autodidacta para saber cómo funciona el cerebro, así que si yo lo he aprendido y estimulado los demás también pueden hacerlo.

R.C.- ¿En qué consisten los ejercicios de agilidad mental?

Mis alumnos hacen un poco de todo: resuelven acertijos, juegan con curiosidades numéricas. Yo preparo mis clases, invento y recopilo los ejercicios.

R.C.- Parte de estos ejercicios de agilidad mental los has recopilado en un libro y en un blog ¿verdad?

Sí, en “Mente Sprint”, de la editorial Comuniter. Tengo preparado un segundo libro que aún no está editado.

Durante nuestra charla, Miguel nos enseña el libro y nos propone un acertijo que te queremos proponer: “¿Cómo puedes estar detrás de tu padre, si tu padre está detrás de ti?”

Si quieres conocer más acertijos y ejercicios que te mantengan ágil mentalmente, consulta el blog de Miguel Ángel en este enlace.

R.C.- Además de escribir este libro has escrito varios artículos para revistas de tu ciudad.

Me gusta saber lo que pasa en mi ciudad, contrastar la información, opinar. He escrito más de quince artículos colaborando con varias revistas; con Solera, que era una revista que editaba el IASS (Instituto Aragonés de Servicios Sociales) con el Llamador y con la revista de COAPEMA (Consejo Aragonés de Personas Mayores)

R.C.- ¿De qué hablas en todos esos artículos?

Hablo de los cambios que se producen a lo largo de la vida, de cómo cuidarse, de las actividades que ofrece mi ciudad y mi comunidad en cuanto a ocio, de cómo estar ágil mentalmente…

R.C.- ¿No descansas nunca?

Sí, diariamente solo utilizo el ordenador por las mañanas. Las tardes me las tomo libres y hago algo de deporte. También me ocupo de mi pareja actual y de mi familia. Ahora, en unos días me voy con mi pareja de crucero por el Mediterráneo.

R.C.- Y a tu pareja, ¿le gusta que seas tan activo?

Claro, ella también lo es. Es pintora, se ocupa de sus cuadros, hace exposiciones y está muy metida en el mundo del arte.

R.C.- ¿Qué consejo le darías a alguien que está a punto de jubilarse?

Que esté activo, que aproveche el tiempo, que busque qué es lo que le gusta y le apasiona y que lo haga.

Y tú, ¿sabes ya qué es lo que te apasiona? A nosotros se nos acabó la entrevista con Miguel y nos quedamos sin saber la solución al acertijo, ¿te atreves a contestarla tú o esperamos a que Miguel vuelva de su crucero y nos dé la solución? Anímate y danos tu respuesta.