Entrevista a José Elías (parte 2)

Ríete

¿Recuerdas la primera parte de la entrevista con José Elías? Desde la semana pasada, ¿has conseguido reírte más y mejor? ¿Se ha notado en cómo percibes tu realidad? Te animamos a que sigas leyendo para saber más cosas de la risa y de cómo poder aplicarla a tu entorno, el del cuidado.

José Elías, psicólogo, autor del libro guía práctica de risoterapia y uno de los referentes desde los años 90 de esta disciplina en nuestro país.

RC.- Vinculas risa y creatividad, ¿Podrías explicarnos esto?

JE.- Cuando reímos movemos 420 músculos de cuerpo, y entre otra funciones el organismo libera una serie de sustancias en mayor cantidad como la adrenalina, catecolamina, serotonina y dopamina, entre otras hormonas y neurotransmisores. La adrenalina nos hace estar más despiertos, receptivos y creativos. Por ello la Risa y el Buen Sentido del Humor juega con la realidad.

La Risa es un acto del ser humano que afecta especialmente al hemisferio cerebral derecho activando la creatividad. Por ello cuando realizamos una tormenta de ideas siempre decimos que las ideas sean cortas, disparatadas, graciosas… porque ahí hay muchísimas más soluciones.

Un ejemplo claro son los monólogos del club de la comedia, que ven un hecho desde muchas perspectivas o posibilidades, también factibles.

RC.- Hablas de un optimismo y buen humor inteligente contrario a un optimismo y buen humor negligente, ¿Podrías matizarnos esto?

JE.- Es cierto que hay personas que ríen por reír y no les produce ningún estado de ánimo bueno. El acto en la Risa tiene que llevarnos a la idea, pues es imposible reír a carcajada y no quedarte alegre y contento.

De la misma forma hay personas que son optimistas, tienen buen humor, pero no actúan. Creen que solo por estar alegres y tener buen humor la vida le va a solucionar todas las cosas. No es cierto, el humor y el optimismo nos tiene que hacer ver las cosas de la vida posibles, factibles, realizables, etc. pero actuando, para conseguir buenos resultados.

Por pensar bien, o esperar que las cosas cambien, no se consigue nada. Lo importante es saber que las cosas pueden cambiar y vamos a cambiar nuestra realidad, pero actuando.

La persona negligente se abandona, la persona inteligente actúa. Por eso me gusta más el término proactivo que positivo. Pensar bien y tener confianza en el futuro es bueno, pero para motivarnos a la acción, si no nos motiva es negligente.

RC.- Los cuidadores de personas dependientes, el personal sanitario, ¿recomiendas que se rían y utilicen el buen humor con las personas de las que cuidan?

JE.- Ciertamente en algunos contextos, sobre todo con personas que están mal, la Risa del cuidador, de la enfermera, del psicólogo, médico puede tomarse como algo irreverente. Reírnos en esos momentos puede ser tomado como falta de madurez, seriedad y eficacia.

Lo primero que tenemos que hacer es saber si la persona a la que cuidamos tiene Buen Sentido del Humor y va aceptar nuestra broma de buen grado. Si la alegría es un estado normal del paciente, practicarla para reforzarla.

Utilizar bien el humor, sabiendo introducirlo poco a poco en las personas dependientes hará que podamos establecer desde el principio una relación sana, alegre y empática con ella, adoptemos actitudes positivas en la información y la resolución de dudas que tenga, ayudemos a la persona dependiente (y en algunos casos también a la familia) a identificar qué es lo que más le preocupa del proceso de enfermedad, reforcemos cualquier aspecto o progreso positivo, por pequeño que parezca, animemos a la persona dependiente a realizar actividades que resulten agradables y de su interés.

RC.- La risoterapia es una terapia complementaria y que se trabaja mejor en grupo. ¿Qué beneficios crees que obtendría un cuidador que se animara a hacer risoterapia?

JE.- Los efectos más importantes son:

  • Atenuar el estrés y la ansiedad
  • Reforzar la a autoestima (ya que muchas veces relegan sus prioridades por atender las de la persona dependiente)
  • Relativizar su situación
  • Eliminar pensamientos negativos
  • Empatizar más y mejor con la persona dependiente,
  • Eliminar la tristeza
  • Potenciar la creatividad
  • Sobre todo tener una mejor comunicación con la persona dependiente.

Si quieres conocer más a fondo a José Elías, te proponemos ver este video de 1h donde podrás sentir en primera persona los beneficios de la risa.