Un espacio más para el reconocimiento a tu labor: Héroes día a día

Hace unos meses, reflexionábamos sobre por qué como cuidadores no teníamos un día mundial marcado en rojo en el calendario. La respuesta a ello no era tan complicada: al igual que ocurre con otros tantos héroes invisibles, no hay un día concreto que celebrar, sino que todos los días son los días del cuidador.

Así surgió la idea de la campaña héroe día a día, como una forma de reconoceros y daros las gracias por ese estupendo trabajo que hacéis, y que hoy queremos recuperar nuevamente para hacerlo aún más visible. Por esta razón vamos a repasar los comentarios más emotivos que hemos recibido dentro de esta entrañable campaña.

Un “que te quiero muchooooo” es todo lo que Nuria Estefanía necesita de “sus niñas”. Y es que estaremos todos de acuerdo que un “te quiero” de la boca de quien tanto estimas, supone la mayor dosis de felicidad que te puede aportar una dedicación.

Y del querer nos vamos ahora a la sonrisa, la que se nos dibuja en la cara al leer la anécdota de José Luís y la que le regala su padre al bromear sobre una dolencia como el Parkinson, atribuyéndola al “baile de San Vito”, porque una sonrisa, provenga de lo que provenga, lo cura todo.

También lo cura todo el hecho de que el cariño no sea solo un privilegio de nosotros los cuidadores, y que se haga partícipe de tan hermoso tesoro a familiares y al entorno cercano, como le ocurrió a Claudia Patricia, que nos cuenta con mucha ternura la anécdota de cómo la señora a la que cuidaba, se refería a su hijo como un niño que alguien se había olvidado en su casa, y que a pesar de que le explicaban que se trataba del propio hijo de Claudia Patricia, simpáticamente respondía ¡y un cuerno!

Ahora que ella no está entre nosotros, Claudia Patricia nos indica como su hijo la recuerda como su propia abuela y la extraña como gran parte de su vida que resulta.

Respecto al emotivo testimonio de Pablo, nos hemos quedado sin palabras como para simplemente describirlo, por lo que os animamos a que vosotros mismos lo leáis y destacar desde este espacio, vuestro espacio, únicamente este fragmento que conviene leerlo con la estremecedora fuerza de un padre que lo da todo por su ser querido:

“Mi mejor experiencia como cuidador es saber que mi amado hijo está ahí y que mañana cumplirá un año más. Sólo pido salud y fuerzas para estar siempre a su lado”

Por último no nos olvidamos de quienes habéis destacado algo tan importante como la fuerza de la comunicación, de cómo una conversación aunque parezca sinsentido, produce todo un torrente de emociones. Así lo expresó Javier en su anécdota de la que es imposible no obtener una sonrisa.

Sois muchos más los que no sólo habéis usado la página de la campaña Héroe día a día para dejar vuestros comentarios, sino que también habéis expresado vuestras muestras de cariño, inquietudes, frustraciones, consejos, palabras de ánimo… a través de otros canales como nuestra cuenta de Facebook, el foro de El Rincón del Cuidador o en la sección comentarios de cada artículo.

A todos vosotros y a los héroes que seguís en el anonimato, muchas gracias por ser como sois y por no importaros más que el bienestar de todos los que os rodean, ¡Muchas gracias cuidadores héroes!

Deja un comentario

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad de cuidadores