Técnicas para movilizar a un familiar dependiente

La inmovilidad implica un riesgo para la integridad de la persona, por eso es muy importante estimular la movilidad para ayudarle a mantener un buen estado tanto físico como psicológico.

Existen algunas técnicas para movilizar a un familiar dependiente:

  1. Cambios posturales: Cambia de posición a la persona cada 2 o 3 horas con ayuda de almohadas.
tecnicas_movilizar
  1. Utiliza dispositivos: Las almohadas o las taloneras ayudan a aliviar la presión y a prevenir problemas cutáneos.
  2. Cuidado de la piel: Mantén la piel limpia, seca e hidratada, evita la ropa ajustada y las arrugas en la ropa de la cama. Presta especial atención a las zonas húmedas del cuerpo como las axilas, ingles, el pliegue inter glúteo, etc.
  3. Ejercicios físicos: Los ejercicios físicos son la mejor forma de estimular la movilidad, pero siempre se deben hacer por indicación de un profesional de la salud. Existen dos tipos de ejercicios:
  1. Ejercicios activos: Son los que puede realizar la persona por sí misma. Como cuidador, deberás estimularle para que los realice.
  2. Ejercicios pasivos: Son los que precisan de tu ayuda, la ayuda del cuidador. Los ejercicios le ayudan a mantener la movilidad y evitar la rigidez. Debes hacerlos con suavidad y sin provocar dolor.

Siguiendo estas medidas, ayudaras a mejorar el estado físico y psicológico del familiar y contribuirás a disminuir el riesgo de que sufra problemas sistémicos como la flebitis, el restreñimiento, el insomnio o las infecciones respiratorias.

Deja un comentario

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad de cuidadores