Protocolo de protección para encamados

Recomendaciones para la prevención de lesiones cutáneas en encamados:

  1. Realizar un cambio postural cada 2-3 horas, para cambiar los puntos de apoyo.
  2. Los cambios posturales deben realizarse levantando o rotando lentamente el paciente, nunca arrastrándole.
  3. La mejor posición: colocar el paciente en decúbito lateral. Es preferible adoptar esta posición por la noche ya que favorece la respiración y el sueno del encamado.
  4. Vigilar los puntos de apoyo susceptibles de lesión (talones, codos, rodillas, sacro, espalda, etc.)
  5. Vigilar la ropa de la cama y del propio paciente: que esté siempre seca, limpia y, MUY IMPORTANTE, sin arrugas.

ETAPA #1
Protección de puntos de presión

  1. Hidratar de forma intensa la piel, aplicando el Aceite protector Menalind®.
    • Agitar el spray antes de usar
    • Utilizar sobre piel seca y sana (sin heridas abiertas)
    • Aprovechar la aplicación del producto en la zona a proteger para realizar un ligero masaje de la punta de los dedos durante 15-20 segundos (EXCLUSIVAMENTE en caso de piel sana).
    • Cantidad recomendada: una pulverización por parte del cuerpo a proteger y masajear.

pdf_icon Regístrate para Protocolo de Protección para encamados